Al igual que sucede con los demás tejidos que conforman nuestro cuerpo, los tejidos oculares pueden desarrollar tumores en cualquier momento de la vida del individuo.