La cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares es una técnica de última generación con la que obtenemos unos resultados óptimos, inmediatos y excelentes. Se trata de una cirugía especialmente indicada para pacientes jóvenes o con espesores corneales muy pequeños, con miopías o hipermetropías muy elevadas y que no pueden ser tratados mediante la técnica Lasik

Es un cirugía que se realiza de forma ambulatoria y con anestesia tópica (gotas). La intervención consiste introducir una lente intraocular flexible entre el iris y el cristalino, por una incisión de 2,8 mm. Es indolora y lleva unos 8 minutos por cada ojo, además no requiere ingreso hospitalario.

Hasta el momento, las lentes eran rígidas lo que implicaba tener que hacer una incisión de unos 6 o 7 mm, con la posterior necesidad de suturar para cerrar dicha incisión. Además, la anestesia era local (o general) e inducía un astigmatismo elevado lo que retrasaba la recuperación visual. Ahora, con la cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL, este proceso se ha visto mejorado y los beneficios los disfruta el paciente.

Ventajas de la Cirugía Refractiva con Implante de Lentes ICL

  • Reversible. A diferencia del láser, la cirugía refractiva con implante de lentes ICL es reversible ya que, al incorporar la lente no existe ninguna necesidad de alterar el tejido ocular.

  • Calidad de visión. Con este tipo de intervención se obtiene una mayor satisfacción del paciente, minimizando el riesgo de sequedad ocular secundaria.

  • Invisible, blanda y flexible. La lente ICL es invisble, tanto para el paciente como para su entorno. El paciente no siente que las lleva puesta, aumentado su disfrute.

  • Intervención rápida e indolora. Este tipo de cirugía es rápida e indolora. Tan sólo dura 15 minutos y sólo se necesita anestesia tópica. A través de una mínima incisión entre el iris y el cristalino se coloca la lente ICL, no requiere puntos y el paciente puede irse a casa a las pocas horas, tras observar que todo ha salido bien, y realizar vida normal al día siguiente. 

  • Biocompatible. Las lentes ICL están elaboradas con colágeno natural por lo que el ojo lo tolera perfectamente.

cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL

Consejos tras la Cirugía Refractiva

Lo más aconsejable es dejar pasar unos días entre la intervención de cada ojo. La recuperación es bastante rápida, por lo que un par de días de espera serán suficientes. Este tipo de lentes no se degradan, pero es importante seguir los consejos y las indicaciones específicas del oftalmólogo.

Lavar siempre las manos antes de aplicar cualquier colirio en el ojo. Seguir las indicaciones del fabricante con respecto a dicho colirio (tiempo de aplicación una vez abierto y de conservación).

Es importante no frotar los ojos en exceso. Los párpados y la piel que rodea al ojo deben estar limpios, los jabones suaves son los más indicados para esta tarea. Recuerda secar los ojos suavemente con una toalla limpia.

Es recomendable usar gafas de sol cuando se sale a la calle, especialmente las primeras semanas después de la operación, para proteger el ojo y evitar el deslumbramiento.

También, es recomendable no maquillarse la zona de los ojos durante un mes después de la intervención.