La exposición al sol, al cloro, al calor, a la sequedad y a la alta luminosidad pueden provocar molestias en nuestros ojos y problemas más graves en el futuro.

Cuida y protege tus ojos sobre todo en verano. En Ophthtalteam te ofrecemos los siguientes consejos para que disfrutes de estos meses de calor sin riesgos.

 

 

Utiliza gafas de sol adecuadas

Este es el primer consejo que debes tener en cuenta para cuidar tus ojos en verano y protegerte de los rayos del sol. Es importante que elijas unas gafas de calidad y homologadas, además de tener en cuenta el nivel de protección y la categoría del filtro.

 

Los filtros se categorizan de 0 a 4. A mayor numeración, mayor protección nos ofrecen ante los rayos UV. Si tienes dudas, asesórate en una óptica y evita comprarlas en la calle si no sabes que van a aportar una garantía de calidad.

 

Los modelos envolventes protegen también los laterales de los ojos ante los rayos solares. Finalmente, las gafas oscuras no implican que sean de mayor calidad.

 

 

Elige protección extra

Las gafas de sol son para nuestros ojos como las cremas de protección solar para nuestra piel. Al utilizar complementos como las gorras, viseras o sombreros estarás poniendo una barrera extra entre la luz del sol y tus ojos. Además de evitar el riesgo de insolación en estos meses del año.

 

 

Usa gafas para el deporte

Utiliza gafas siempre que te expongas al sol y para protegerte de la luz reflejada, como veremos en el siguiente apartado.

 

Si vas a practicar deportes acuáticos, las gafas reducirán el riesgo de irritación ocular por el cloro del agua o la sal en el mar.

 

 

Cuidado con las lentes de contacto y las infecciones

No utilices nunca las lentes de contacto en el mar o la piscina. Corres el riesgo de sufrir infecciones en el ojo.

 

Si quieres practicar submarinismo o cualquier actividad que requiera gafas especiales y vas a seguir realizándolo en un futuro, lo mejor es que las gradúes para tus necesidades específicas.

 

 

Cuidado con la luz reflejada

Quizás somos más conscientes de este hecho cuando vamos a esquiar. En la nieve protegemos nuestros ojos correctamente porque se estima que refleja un 80% de los rayos rolares.

 

El agua y la arena se comportan del mismo modo, aunque de forma menor. Aun así, es recomendable que protejas tus ojos aunque estés a la sombra bajo la sombrilla.

 

 

Hidrata tus ojos

La sequedad en el ambiente, la exposición al aire acondicionado y el calor pueden resecar nuestros ojos dando la sensación pesadez y de ojo seco. El uso de lágrimas artificiales te ayudará a hidratar tus ojos aliviando las molestias típicas del verano.

 

 

Cuida tu alimentación

Algunos grupos de alimentos aportan beneficios para la salud de tus ojos, además de vitaminas A, C, E, antioxidantes y omega 3.

 

Ten en cuenta estos consejos durante todo el año, y sobre todo en verano, porque al viajar y pasar más tiempo fuera de casa desatendemos la alimentación.

 

 

Si durante el verano notas que los síntomas de sequedad no desaparecen o que están irritados en exceso, acude a un oftalmólogo para saber si son molestias comunes o una infección.

 

En Ophthalteam cuidamos la salud de tus ojos y de tu familia también en verano. Solicita una primera consulta con nosotros.