Las enfermedades de la vista y los problemas visuales se manifiestan a través de determinados síntomas y signos que deben ser revisados por un profesional de la salud visual.

Los problemas de visión más comunes son los errores de refracción, es decir, la miopía, la hipermetropía,  el astigmatismo y la presbicia. Los errores de refracción, se dan cuando la propia forma del ojo evita que la luz se enfoque directamente en la retina, dado que el largo del globo ocular es más largo o más corto de lo que debería.

Un oculista puede diagnosticar los errores de refracción durante un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas. Muchas veces, las personas con errores de refracción van a un oculista con quejas de incomodidad visual o visión borrosa. Algunas personas no son conscientes de que no ven tan claramente como podrían, ya que se acaban acostumbrado.

También se produce cuando hay ciertos cambios en la forma de la córnea o por el envejecimiento del cristalino. Todos ellos pueden ser corregidos mediante Cirugía Refractiva.

¿Cuáles son los síntoma de una enfermedad visual?

Los síntomas y signos más frecuentes de las enfermedades visuales son: visión borrosa, deficiencias en la agudeza visual, dificultad para enfocar objetos a corta o a larga distancia, problemas de lectura, ojos secos, visión nocturna deficiente, fatiga ocular, aumento de la frecuencia e intensidad de los dolores de cabeza. En los niños se pueden observar los signos cuando estos se sientan muy cerca del televisor o manifiestan problemas a la hora de mirar al pizarra en la escuela. 

En el caso de la refracción, los síntomas más frecuentes son la visión borrosa,  doble o nublada, entrecerrar los ojos para tratar de fijar la vista, luces deslumbrantes, fatiga visual y dolores de cabeza.

 

Trastornos de la visión más comunes

Además de los errores de refracción, otros trastornos de la vista comunes son:

  • Ambliopía u “ojo perezoso”: reducción en la visión de un ojo debido a una transmisión deficiente entre el ojo y el cerebro.
  • Síndrome de la visión de computadora: como su propio nombre indica, son aquellos problemas que surgen a raíz del uso prolongado de pantallas como el ordenador. Los síntomas incluyen fatiga ocular, dolores de cabeza, visión borrosa, ojos secos y dolores en el cuello y hombros por la postura forzada.
  • Fotofobia: sensibilidad excesiva a la luz produciendo malestar y dolor.
  • Estrabismo (ojos bizcos): falta de coordinación entre los ojos que puede corregirse por medio de cirugía o lentes.
  • Acromatopsia o Daltonismo: incapacidad para distinguir ciertos colores.
  • Miopía: los objetos lejanos se ven borrosos ya que la retina enfoca la luz delante en vez de hacerlo sobre ella.
  • Hipermetropía: dificultad para ver los objetos cercanos.
  • Astigmatismo: el ojo no enfoca la luz correctamente en la retina, haciendo que las imágenes se vean borrosas o alargadas.
  • Presbicia: se relaciona con la edad, y consiste en que la capacidad para enfocar de cerca se vuelve más complicada, ya que el cristalino no se adapta lo suficiente para que el ojo enfoque con claridad objetos cercanos.