Los ojos son uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo y por ello los debemos cuidar muy bien. En Ophthalteam queremos repasar una serie de curiosidades sobre estos órganos tan peculiares y que quizás no conocías.

¿Por qué los ojos con el espejo del alma?

Los ojos en su conjunto es decir, junto con cejas y párpados, son capaces de mostrar a los demás nuestro estado de ánimo y nuestras emociones. De ahí viene la expresión de que son un reflejo del alma, ya que resulta muy difícil controla su expresión. Por eso, cuando hablamos con una persona con gafas de sol nos podamos sentir incómodos, porque al no verle los ojos no sabemos ni a donde mira ni lo que está expresando.

Ante el miedo y la sorpresa se expanden. Si estamos concentrados o preocupados, vamos a ceñir las cejas. Además de la dilatación de las pupilas, ocasionados por determinados emociones como la curiosidad.

También se verifica si la pupila se dilatan tras un accidente, para comprobar su existe un posible daño cerebral.

Los ojos son los mejores testigos de nuestra edad, ya que al aumentar esta, los músculos de los ojos se van debilitando. Así aparecen problemas como la presbicia. Las cataratas también están asociadas al envejecimiento. Además de las arrugas alrededor de los ojos, que empiezan a notarse a partir de los 30 años, ya que la piel que los rodea es muy fina y delicada.

Los párpados cumplen una doble: distribuyen la lágrima por la superficie del ojo manteniendo así la humedad, y a la vez lo protegen.

Parpadeamos una media de 12 veces por minuto, lo que implica que mantenemos los ojos cerrados debido al parpadeo, unos 50 minutos al día. Durante esos milisegundos que dura el parpadeo, el cerebro no registra nada. A este fenómeno se le denomina enmascaramiento sacádico.

Curiosidades sobre los ojos

La frecuencia del parpadeo se ajusta a la actividad que estemos desarrollando. Por ejemplo, cuando estamos delante de una pantalla solo parpadeamos una media de 5 veces por minuto, por ello que se produzca la fatiga visual si pasamos mucho tiempo delante de los dispositivos.

Los ojos son receptores de luz y generadores de impulsos eléctricos neuronales, pero por sí mismo no ven. Es en el cerebro donde se van a transmitir las imágenes y son interpretadas. Por lo tanto vemos con el cerebro, no con los ojos. Esta es la razón por la que podemos perder la vista tras un accidente donde nuestro cerebro se ha dañado, mientras nuestros ojos no han sufrido ningún trastorno.

La Xantopsia es una de las patologías oculares más extrañas que existen. Se trata de un signo de una enfermedad del hígado, que provoca que veamos en todos amarillentos los tonos claros, mientras que los oscuros se perciben como violetas. Por supuesto, ante un síntoma de este tipo, es imprescindible acudir al oftalmólogo.

Otra enfermedad rara es la Acromatopsia. Se trata de una patología genética, que produce que quien la padece vea en blanco y negro.

Se podría decir que existen casos de personas cíclopes u holoprosencefálicos, ya que debido a malformaciones los ojos pueden formarse en lugares inadecuados o en este caso, formarse uno solo. Gracias a las recopilaciones de los siglos XVIII y XIX de Willem Vrolik sobre malformaciones humanas, tenemos hoy en día información sobre algunos de estos extraños casos, que daban lugar a todo tipo de cuentos y supersticiones.