Hoy les toca el turno a los más pequeños de la casa, puesto que de los adultos depende detectar algún problema de visión que puedan presentar en edades tempranas. Es aconsejable estar atentos a su comportamiento, si les vemos que suelen acercarse excesivamente a la tv, guiñar los ojos para fijar la visión, o se quejan a menudo de dolor de cabeza, etc. Y por supuesto acudir al oftalmólogo a realizar una revisión, que además deberemos repetir tanto si presentan estos síntomas como si no, de forma periódica.

La miopía, ver mal de lejos, en los niños pasa desapercibida porque el medio en el que se relacionan es el entorno más cercano, sin embargo, al comenzar la etapa escolar es cuando solemos percatarnos, tanto los profesores como los padres, de si el niño puede sufrirla.

Esta son algunas pistas para detectar la miopía en los niños, que como hemos dicho, normalmente se manifiestan en cuanto empiezan al colegio o la guardería. Son claros ejemplos de cómo el niño se comporta en su día a día, en situaciones cotidianas que si nos fijamos pueden darnos la alarma sobre un posible problema de miopía.

detectar miopia ninio

  1. No ve la pizarra
  2. Problemas o retraso escolar, es decir, no puede seguir la clase puesto que no ve bien las explicaciones.
  3. Guiña los ojos para fijar la visión.
  4. El padre o madre es miope.
  5. Se frota los ojos a menudo o los guiña.
  6. Estrabismo, o  famoso ojo vago, más común con hipermetropía que con miopía.
  7. Dolores de cabeza.

Si presenta uno o varios de estos síntomas, es necesario acudir al oftalmólogo para una revisión y así puedan diagnosticarle si tiene algún problema de visón, que normalmente, se corrige fácilmente con el uso de gafas o dependiendo del caso con lentes de contacto y no tiene mayores consecuencias.

No debemos preocuparnos de que el niño comience a usar las gafas de continuo y desde pequeño, puesto que no es cierto que por más usarlas más aumenta su miopía.  Suele aumentar en la época del desarrollo entorno a los 10 a 12 años aproximadamente puesto que está en pleno crecimiento.

Es imprescindible seguir los consejos del oftalmólogo y ponerle unas gafas o lentes de contacto con su graduación real, no con por ponerle menos graduación verá mejor a la larga. Es mucho mejor que el niño esté a gusto viendo lo mejor posible, con la graduación adecuada.

En las clínica oftalmológicas Ophthalteam contamos con departamento de oftalmólogos y optometristas especializados en oftalmología infantil.