Seguramente te resultará más familiar el término “vista cansada” que presbicia. En cualquier caso son sinónimos y hacen referencia al proceso natural de envejecimiento, más notable a partir de los 40 o 45 años.

 

Cuando comenzamos a alejar un libro o el teléfono móvil para intentar leer mejor los textos porque nos cuesta enfocar los objetos cercanos, solemos decir que tenemos la vista cansada.

 

La presbicia está asociada a la pérdida de elasticidad del cristalino que impide enfocar con esa rapidez y proximidad que experimentábamos antes de llegar a la madurez.

 

La presbicia es un proceso fisiológico natural relacionado con la edad y, por tanto, puede aparecer asociada a la miopía: un problema refractivo que surge antes que la presbicia y que se manifiesta en la infancia o en la etapa escolar. Del mismo modo, la vista cansada también puede aparecer asociada a la hipermetropía.

 

En Ophthalteam te explicamos qué sucede cuando ambas se dan de forma conjunta.

 

 

¿La miopía compensa o camufla la presbicia?

 

Los síntomas de la presbicia podrían verse alterados cuando aparece asociada a la miopía.

 

  • La visión lejana es borrosa en el caso de la miopía, por lo que la presbicia no influye en la percepción de los objetos alejados ya que solo acepta a los de proximidad.

 

  • La visión próxima depende del grado de miopía. Aquí es donde puede compensar a la presbicia, porque una persona con miopía ve mejor “de cerca”. De hecho, suelen quitarse las gafas para leer.

 

 

Operación de presbicia asociada a miopía

 

Si bien la presbicia es un problema que nos va a afectar a todos y cuyos primeros síntomas se manifiestan en torno a los 40 o 45 años de edad, la miopía comienza en la infancia.

 

Todas las personas con cualquier problema refractivo como la miopía sufrirán también presbicia en un futuro y tendrán que convivir con ambos problemas.

 

En el caso del uso de lentillas o gafas la solución pasa por utilizar unas para lejos y otras para cerca, o unas lentes progresivas cuyo coste suele ser elevado.

 

La presbicia se puede operar para prescindir del uso de gafas tanto de lejos como de cerca, lo que supone una molestia y disminuye la calidad de vida.

 

El cristalino se sustituye por lentes intraoculares correctoras de la presbicia multifocales, difractivas o acomodativas.

 

En nuestra clínica recomendamos intervenir quirúrgicamente la presbicia antes de diagnosticar cataratas, ya que al sustituir el cristalino no se desarrollarán en el futuro.

 

La operación de presbicia con láser es un tratamiento muy similar al utilizado para corregir la miopía y mejora la visión intermedia y próxima.

 

Los tratamientos para la presbicia son ambulatorios, por lo que el paciente no queda ingresado y regresa a su casa para su recuperación.

 

Antes de someterte a una intervención para corregir un problema refractivo o de presbicia es preciso realizar exploraciones y pruebas previas que permitan valorar tu caso de forma personalizada.

 

 

En Ophthalteam cuentas con el mejor equipo profesional con más de 30 años de experiencia en cirugía oftalmológica y presbicia.

Solicita tu primera consulta sin compromiso y te informaremos de las alternativas que se ajustan a tus necesidades.