Los párpados caídos se deben a diversas causas, que van desde defectos congénitos a lesiones de los nervios. En Ophthalteam también ofrecemos los mejores tratamientos a este tipo de problemas estéticos.


¿A qué se debe el párpado caído?

El párpado caído, es un descenso del párpado superior, que provoca que este cubra el ojo más de lo normal, por lo que el paciente no podrá abrir los ojos con normalidad. En el caso de los niños, el párpado caído puede dar lugar a un ojo vago, al no recibir el ojo la suficiente estimulación para poder desarrollarse con normalidad.

Los principales motivos de los párpados caídos, suelen deberse a la edad y al proceso natural del envejecimiento. El paso de los años, va provocando debilidad en los músculos del párpado y de la piel.

Hay causas congénitas es decir, hay personas que nacen con el párpado o los párpados caídos.

Efectos secundarios de una operación o algunas prácticas como la utilización de pendientes en la zona del párpado superior, pueden provocar la lesión de algún nervio generando que el párpado se caiga.

El dañar un nervio al realizarse un piercing no es habitual, pero si puede ser causada por una persona sin experiencia o sin titulación.

Por ello que siempre que queramos realizarnos este tipo de prácticas, nos aseguremos de hacerlo en lugares homologados y con personas profesionales del sector. De este modo minimizaremos los riesgos, aunque todas las modificaciones corporales los tienen.

Por otro lado, enfermedades como la diabetes y algunos tumores, pueden provocar el párpado caído aunque no es muy habitual.

 

 Soluciones para el párpado caído

La presencia del párpado caído, no tiene porque tener un efecto negativo sobre la salud, a no ser que esté en una fase muy pronunciada en la cual suponga un reducción de nuestro campo visual normal. Es estos casos, puede además provocar efectos adversos, ya que la persona va a tener a forzar de forma continua la apertura del campo visual tratando de ampliarla.

A nivel estético, puede producir gran malestar en las personas que lo padecen, ya que modifica por completo la expresión del rosto, sobretodo en los casos más pronunciados.

El tratamiento del párpado caído, es una de las intervenciones de cirugía estética más habituales. En los casos de párpado caído muy pronunciado que dificulte la visión, se podrá optar a este tipo de operación por la vía pública.

Para la intervención quirúrgica del párpado caído, se realiza siempre de forma ambulatoria y empleado la sedación. No deja ningún tipo de marca ni mayores dificultades tras la operación, siempre que se sigan las instrucciones de los profesionales.

Existen tres tratamientos para el párpado caído, dependiendo de cada caso particular y de las recomendaciones de los expertos.

Intervención por vía anterior: se refuerza el músculo elevador principal a través de una incisión en el pliegue que tenemos naturalmente en el párpado, por lo que va a resultar imperceptible.

Intervención transconjuntival: se refuerza el músculo elevador por vía transconjuntival de modo que no se hace incisión cutánea y no quedará cicatriz.

Intervención por suspensión frontal: en los casos en los que el músculo elevador del párpado este debilitado y no sirva ninguna de las dos técnicas anteriores, se puede conectar el párpado al músculo frontal, por lo que el paciente podrá abrir los ojos al elevar las cejas, gracias a la acción del músculo frontal.

 

Clínica Oftalmológica Ophthalteam