La vista cansada es un problema que acaba afectando a todo el mundo con los años. También conocida como presbicia, comienza aparecer en torno a los 40-45 años.

 

Sin embargo, en la actualidad los oftalmólogos están advirtiendo la aparición de este problema en pacientes jóvenes. Esto se debe a la exposición constante a las pantallas de móviles, tablets y ordenadores. 

 

El 98% de los españoles mayores de 65 años padece presbicia, lo cual supone 17 millones de personas sólo en nuestro país

 

La vista cansada se debe a que el cristalino, situado entre el iris y el humor vítreo, pierde elasticidad. Como tiene lugar por el envejecimiento del organismo, se trata de una condición fisiológica. Es decir, no se trata de una patología. 

 

El cristalino es la parte del ojo encargada de enfocar los objetos, según la distancia a la que están. Cuanto más rígido esté, más le costará enfocar. 

 

Aunque se trata de un problema visual que la mayoría de nosotros sufrirá inevitablemente, existen soluciones que nos ayudarán a solucionarlo, incluso de manera definitiva. 

 

Lentes monofocales

 

Están diseñadas para mejorar la visión de cerca. Están indicadas para aquellas personas cuyo único problema es la vista cansada y ven bien de lejos. 

 

Este tipo de gafas pueden adquirirse en farmacias y otras tiendas comunes. Tienen diferente graduación y se adquieren ya listas para usarse. Sin embargo, lo recomendable es acudir al oculista para elegir la graduación exacta que necesitamos. 

 

Lentes bifocales

 

Este tipo de gafas son las que deben usar aquellos que padezcan presbicia y, además, miopía. Es decir, no ven bien de cerca ni de lejos

 

Se caracterizan por llevar dos tipos de lentes, divididas por una raya. Por la parte de arriba se ve de lejos y por la de abajo, de cerca. El problema es que cuando se quiere mirar un objeto a una distancia intermedia, no se ve. 

 

Lentes progresivas

 

Cumplen la misma función que las bifocales. La diferencia estriba en que son más útiles, ya que la parte central permite una visión intermedia. 

 

En la actualidad, están sustituyendo a las bifocales a la hora de corregir dos defectos a la vez. 

 

Lentillas

 

Para aquellos que no quieran llevar gafas porque les resulte aparatoso pueden optar por las lentillas. Existe un tipo especialmente diseñado para corregir la vista cansada.

 

Estas lentillas están creadas para enfocar de cerca en el círculo central. Los círculos exteriores sirven para enfocar cada vez más lejos. 

 

Aunque sean una solución adecuada, a muchas personas les cuesta adaptarse a ellas por las diversas posiciones de enfoque. 

 

Cirugía correctiva 

 

La única solución definitiva para la vista cansada es la cirugía correctiva de la presbicia. Existen varios tipos de intervenciones quirúrgicas. 

 

La cirugía con implantación de lentes intraoculares consiste en colocar unas lentes que sustituyen la capacidad del cristalino para enfocar. Pueden ser multifocales y/o trifocales. 

 

En Ophthalteam te ofrecemos la posibilidad de solucionar la vista cansada de manera indolora en pocos minutos. Consulta nuestra financiación y recupera calidad de vida.