Las malposiciones palpebrales, como su propio nombre indica, se deben a posiciones extrañas en los párpados que se producen con frecuencia. Estéticamente, perjudican a nuestros pacientes de Ophthalteam, que no están contentos con su aspecto físico actual. Y, por si fuera poco, también nos afectan directamente generando dolencias oculares muy serias. ¿Por qué se producen estas malposiciones? Esta es la primera pregunta que vamos a responder en el siguiente artículo de nuestro blog corporativo. Debido al envejecimiento, traumatismos, cirugías, cicatrices, así como la parálisis del nervio facial denominada como parálisis de Bell. Aunque, el envejecimiento, es la causa principal por la que se producen las malposiciones palpebrales.

Con el envejecimiento habitual del ser humano, los tejidos palpebrales y los ligamentos de los mismos, comienzan a perder elasticidad iniciando la pérdida del tono facial al que estamos acostumbrados. Este fenómeno al que nos estamos refiriendo también acarrea otros aspectos negativos como la malposición e irritación. Estas posiciones insólitas se clasifican en los siguientes tipos: entropion, ectropion, ptosis y retracción palpebral. A continuación, explicaremos cada una de ellas detalladamente.

Tipologías de malposiciones palpebrales más frecuentes

En primer lugar, nos encontramos con el entropion. Se debe a un giro interno del párpado haciendo que la superficie ocular esté irritada. Por su parte, el ectropion, es totalmente lo contrario. Es decir, una rotación externa del párpado. Cuando ya pasamos a hablar de ptosis es algo más complejo. El párpado empieza a caerse. Este debilitamiento suele producirse cuando el músculo que lleva al párpado no está al 100%. Y, por último, la retracción palpebral, es cuando o bien el párpado superior está colocado más alto de lo normal. Mientras que el párpado inferior está mucho más bajo.

malposiciones-parpebrales

Las malposiciones palpebrales, como hemos mencionado al inicio del artículo, provocan una serie de disfunciones que afectan directamente a nuestro campo visual. Comenzamos citándolas en el mismo orden que las tipologías de malposiciones. El entropion hace que la lágrima no esté repartida correctamente en la córnea. ¿Qué efectos secundarios nos encontramos debido a esta circunstancia? Ardores, lagrimeo, irritación, enrojecimiento del párpado y la conjuntiva, así como una sensación arenosa. Cuando hablamos de los efectos negativos del ectropion, lo que sienten nuestros pacientes, ya pasa a un nivel superior. Sienten como si tuvieran un cuerpo extraño en su interior, irritaciones en la córnea, una secreción mucosa y hasta la aparición de costras en los párpados. Por su parte, la ptosis, perjudica a nuestros paciente en su campo visual y estéticamente en la asimetría de la mirada. Se debe principalmente a la deteriorada función muscular de elevar el párpado.

Mediación de las malposiciones palpebrales

¿Cuál es el tratamiento que proponemos desde Ophthalteam para las malposiciones palpebrales? Normalmente, todo se pone en orden gracias a la cirugía. Lo que buscan los cirujanos especializados de nuestro centro para recibir una atención integral de sus ojos, es colocar adecuadamente o reconstruir anatómicamente el párpado. Así, este recupera la función de protección del ojo. Puede suceder en ciertos casos que necesitemos implantar piel del propio paciente para cubrir así la zona que ha quedado al descubierto por la ausencia de párpado.

Para todos los pacientes de Ophthalteam que sufran de malposiciones palpebrales pueden estar tranquilos, ya que la intervención se practica bajo anestesia local y no requiere ningún tipo de ingreso hospitalario. En ciertas operaciones necesitamos la aplicación de la toxina botulínica en aquellos pacientes que no se muestren muy colaborativos. Esta toxina funciona como paralizador muscular.

Desde nuestro centro recomendamos hacer siempre revisiones periódicas en las que se detecten este tipo de dolencias. La prevención es la clave en estos casos. Cualquier duda sobre malposiciones palpebrales no dudes en ponerte en contacto con nosotros.