Avances de la cirugía con láser LASIK

Mejorar la visión de los pacientes evitando la utilización de gafas o lentes de contacto es posible gracias a la cirugía láser LASIK. Se corrigen además los defectos de visión refractivos tales como: miopía, hipermetropía y astigmatismo. La precisión que aporta el láser permite modelar la córnea y disponer la curvatura de la misma para conseguir que la imagen enfoque correctamente en la retina. Los oftalmólogos retiran así las partes de tejido corneal que sean necesarias, para obtener una refracción ocular adecuada.

Pero, ¿qué cantidad de tejido corneal es necesario eliminar en función de cada paciente? Todo depende del número de dioptrías que haya que corregir. Con la técnica de cirugía láser LASIK se tratan miopías que oscilan entre una a diez. Mientras que hipermetropías de una a cinco, tengan o no astigmatismo. La intervención quirúrgica es sencilla y breve. Los doctores necesitan entre 10 y 15 minutos en cada ojo, para corregir los defectos empleando anestesia a través de la inserción de gotas.

Examen ocular previo a la intervención 

Cuando nos ponemos en manos del equipo de profesionales de Ophthalteam siempre solucionamos las dudas previas sobre la operación que resolvemos a continuación. ¿Qué anestesia se emplea en la intervención? ¿Cómo se lleva a cabo el proceso operatorio? ¿Debemos tomar alguna precaución previa antes de emplear la cirugía láser LASIK? Los oftalmólogos de la Clínica Ophthalteam recomendamos realizar un examen ocular previo para comprobar el estado actual de los ojos. Pero además, también se realizan otras pruebas complementarias como medir el tamaño de las pupilas en la luz y oscuridad, el espesor de la córnea, así como la medida de la misma. Es muy importante el apartado de la córnea, ya que los médicos debemos saber con exactitud la cantidad de tejido corneal que le quedará después de la intervención.

láser lasik

Buen estado de salud para operarse con láser LASIK

Pero, ¿en qué casos no está indicado utilizar el LASIK? El paciente debe encontrarse en un estado de salud óptimo. Esto quiere decir que no es recomendable para aquellas personas que tengan diabetes, lupus, glaucoma, cataratas, herpes en el ojo y artritis reumatoide. Todas estas cuestiones previas es necesario tratarlas con detalle ante el cirujano encargado de la cirugía láser LASIK.

Antes de iniciar la operación de cirugía láser LASIK se le administra al paciente un colirio con anestesia que hace que el ojo esté completamente dormido. La intervención se hace mientras que el paciente está despierto, pero si eso supone algún problema, le administramos un calmante. A diferencia de otras pruebas, pueden tratarse los dos ojos en la misma sesión.

Clínica Oftalmológica Ophthalteam

Especialistas en Cirugía Láser

Posts Relacionados