Cirugía refractiva con láser intralase

En Ophthalteam, como centro para recibir una atención integral para los ojos, nos encargamos de corregir todos los defectos de miopía, hipermetropía, vista cansada, astigmatismo o presbicia. Utilizamos la cirugía refractiva y la técnica intralase, considerado un gran último avance tecnológico. ¿Qué la diferencia del láser Lasik? Se emplea un flap corneal más fino, la sequedad ocular desciende en el postoperatorio, el corte que se realiza no tiene ninguna complicación añadida. En el siguiente artículo de nuestro blog corporativo explicaremos la técnica, así como sus principales ventajas.

Cuando los pacientes de Ophthalteam llevan a cabo una intervención de cirugía refractiva intralase necesitan saber, como concepto básico, que se utiliza una luz infrarroja para elevar la capa corneal. Este procedimiento se denomina fotodistrupcción. En esta técnica, se utiliza un número elevado de impulsos láser, para dividir el tejido a nivel molecular sin realizar una transmisión de calor o de ciertas conmociones en el tejido adyacente. En la fotodistrupción se excluye una pequeña parte de tejido dejando así a la burbuja que contiene los gases de dióxido de carbono y vapor de agua, preparada para cumplir otra función posterior. Estos gases se retiran cuando elevamos el flap corneal para la exposición del lecho corneal.

Características técnicas del láser intralase

A diferencia del láser lasik que tiene como instrumento para la incisión a una cuchilla, se cambia por un haz de láser que hace el mismo trabajo sobre la córnea. La cirugía refractiva intralase tiene la capacidad de descargar 15.000 pulsos láser en un segundo. Cada una de esas impresiones hace que se produzca una burbuja de dióxido de carbono y vapor de agua. La unión de las mismas, instaura un tejido en el interior de la córnea. De esta manera, no es necesario hacer el corte inicial como sucede con el láser lasik, sino que los tejidos corneales se separan mediante la compresión de las burbujas anteriormente mencionadas.

Otro de los valores positivos de la cirugía refractiva intralase es que asegura la producción de un flap corneal en perfecto estado. El láser intralase está automatizado gracias a la ayuda de un ordenador. El programa informático intralase tiene como cometido la comprobación de las particularidades del flap corneal, para otorgar de una mayor precisión en el tallado de la córnea. Por lo tanto, la seguridad está garantizada.

cirugia-refractiva

Operación de cirugía refractiva con láser intralase

¿Qué deben saber los pacientes de Ophthalteam antes de someterse a la intervención? Como profesionales de la visión, volvemos a repetir las pruebas iniciales en el preoperatorio, para asegurarnos de que todo sea correcto. Una vez que estemos en el quirófano, en primer lugar, es necesario suministrar anestesia en forma de colirio. Después, procedemos a elevar el flap corneal con el láser de femtosegundo intralase. Cuando el flap esté realizado, es cuando entra el juego el láser Excimer. Este último es el que se administra sobre la superficie corneal para solucionar las deficiencas refractivas tales como: miopía, hipermetropía, vista cansada, astigmatismo o presbicia.

Cuando la intervención ha finalizado y después de descansar, el cirujano tiene que volver a verle para comprobar que todo haya salido a la perfección. Si es así, podemos regresar a nuestras casa con normalidad. La cirugía refractiva permite a los pacientes de Ophthalteam volver a hacer vida normal sin ninguna complicación. Debe acudir a las revisiones periódicas. Como advertencias básicas: no hay que frotarse los ojos, estar en habitaciones muy cargadas de humo, no abrir los ojos debajo del agua, ni tampoco bañarse en la piscina o en el mar durante un mes. Y por supuesto, llevar una vida tranquila donde los golpes estén más bien lejos.

Posts Relacionados