Cirugía refractiva de lentes intraoculares

¿En qué consiste la operación de cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL? ¿Quién es el público objetivo al que va dirigida esta actuación? ¿Conlleva algún tipo de riesgo? ¿Cuáles son las lentes que se ponen a los clientes? ¿Cómo se desarrolla la intervención? ¿Qué ventajas tiene a largo plazo? La respuesta a todas estas incógnitas las resolvemos en el siguiente artículo del blog de nuestra empresa, Ophthalteam. Contamos con más de 30 años de experiencia en cirugía oftalmológica. Nos dedicamos a las siguientes especialidades: cirugía refractiva, cirugía de cataratas y presbicia, cirugía plástica, glaucoma y otras patologías. Además, también llevamos a cabo reconocimientos médicos – psicotécnicos para conductores.

La cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL es un proceso en el cuál se corrigen defectos refractivos de la visión por medio de la implantación de una lente determinada. ¿Por qué se lleva a cabo este trabajo médico? Se realiza en el momento en que todavía no ha aparecido la presbicia o en caso de que el paciente no pueda ser operado con láser. Ahora bien, ¿cómo es la operación en cuestión? El implante de lentes intraoculares es una intervención fácil e indolora que dura quince minutos y donde se inserta una lente intraocular en la zona posterior del ojo. Concretamente, detrás del iris y delante del cristalino. Después, una vez que la hemos ubicado en el ojo, no se ve a simple vista y queda instalada permanentemente.

cirugía refractiva

Pero, antes de nada, los profesionales insertan en el iris unos pequeños agujeros ayudados de un láser, para que no se produzca presión intraocular, una vez que hayamos puesto las lentes intraoculares ICL. Además, es importante mencionar que no es necesaria una hospitalización previa. El paciente se prepara de la siguiente manera: primero lavamos y desinfectamos los ojos y luego, ya procedemos a anestesiar la zona a tratar. La persona que se va a operar estará cómodamente instalada en una camilla con los párpados abiertos permanentemente con la ayuda de un instrumento denominado blefaróstato. Así, no parpadeamos continuamente. Antes de proceder a las incisiones por parte del cirujano, hay que preparar la lente en un inyector para su posterior hidratación.

¿A qué pacientes va dirigida la implantación de lentes intraoculares?

La operación de cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL va dirigida a personas de entre 20 y 50 años que tengan los siguientes defectos visuales refractivos pendientes de corregir tales como: miopía, hipermetropía y astigmatismo. Sin embargo, no está indicada para pacientes jóvenes que tengan unas graduaciones elevadas de miopía o hipermetropía, ya que tienen unos espesores craneales diminutos. La lente que asentamos es elástica y delicada. Se adapta al ojo de cada persona a la perfección.

La intervención de cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares tiene una serie de ventajas que comentamos detalladamente a continuación. En primer lugar, es variable. Se puede apartar del ojo en caso de que haya algún problema y vuelve a estar como al principio, sin ninguna complicación. Además, con este proceso médico, podemos reducir altos índices de graduación que van desde las 20 dioptrías de miopía y 9 de hipermetropía.

Detalles del postoperatorio tras la intervención de cirugía refractiva

Una de las cosas que preocupa a todo paciente es el postoperatorio. ¿Sufriremos mucho tras la operación de cirugía refractiva? En este caso, no. La recuperación es muy ágil, ya que la córnea queda inalterada y las molestias son escasas. Por tanto, podemos estar tranquilos. Ahora vamos a explicar lo que tenemos que hacer cuando salgamos del quirófano. Debemos estar en una sala de adaptación al medio y después, ya nos pondremos unas gafas de sol cuando salgamos de nuestra clínica, Ophthalteam.