La cirugía refractiva con láser Instralase es la opción más avanzada actualmente para reducir la miopía e hipermetropía.

Esta técnica se realiza a través de la llamada tecnología láser femtosegundo que ha revolucionado la cirugía ocular.

Mediante el láser se consigue corregir la visión sin necesidad de usar gafas ni lentes de contacto.

¿Qué es láser y cómo actúa?

El láser es una tecnología para la cirugía ocular en la que se utiliza un láser de baja potencia. El láser talla la córnea y adecua su curvatura a la ideal. De esta forma, elimina tejido corneal para modificar la refracción ocular.

Se trata de “tallar y remodelar” el tejido de la córnea para darle la forma adecuada y así conseguir mejorar la visión.

El objetivo de la cirugía refractiva láser Intralase es conseguir el correcto enfoque de la imagen en la retina.

Hoy en día se considera el láser como la mejor tecnología para tratar miopías de entre 1 y 10 dioptrías e hipermetropías de entre 1 y 5 dioptrías.

¿Qué es Intralase?

Intralase es el nombre comercial de la empresa pionera en el desarrollo de tecnología láser específica para cirugía ocular.

La llegada de la tecnología láser a la cirugía ocular fue toda una revolución pues se consiguió mejorar la precisión respecto la tecnología tradicional del Lasik. Este éxito fue debido a la sustitución de los equipos de corte con cuchilla mecánica por un tallado mediante láser de femtosegundo. 

El término Intralase se emplea hoy para hablar de las intervenciones con láser en cirugía ocular.

cirugia-refractiva-laser-intralase

 

Ventajas de la cirugía refractiva con láser Intralase

La cirugía refractiva con láser Intralase presenta múltiples ventajas frente a la cirugía convencional. Las más destacadas son la calidad, seguridad y precisión de la intervención.

El láser separa las capas de la córnea con una precisión 100 veces mayor que la anterior tecnología: Lasik o de cuchilla. Todo ello conlleva una mayor satisfacción del paciente después dela intervención pues el resultado es mucho mejor.

Cómo es la intervención

Cirugía refractiva de láser Intralase se realiza en dos etapas consecutivas. En una primera etapa, se aplica una lentilla especial sobre el ojo del paciente. El objetivo de la lentilla es transmitir la información visual sobre el ojo del paciente.

Esta información se envía a una microcámara que captura la imagen del ojo en el ordenador. 

Mediante un software específico se establece a qué nivel de la córnea actuará el láser. Se extraen los parámetros de programación de la luz del láser más adecuados al paciente en cuestión.

Una vez programado, se realiza la intervención con el láser Intralase. Entonces el láser separa la capa corneal y la talla en las medidas preestablecidas.

Los parámetros más importantes son datos como el espesor del tallado que se obtienen con exactitud a través de este proceso de medición.

Recuperación del paciente

El paciente abandona la clínica pasadas unas horas por su propio pie. Se trata de una intervención que no tiene casi post operatorio con lo que la recuperación es muy rápida. De hecho, el paciente puede volver a su vida cotidiana, si no hay complicaciones, en unas 24 horas.

Aunque el tiempo de recuperación varía según el paciente, las dioptrías y la gravedad del problema intervenido, en general suele ser muy rápido.

Finalmente, el alta médica suele darse después de 4 a 6 meses después de que diversas revisiones certifiquen unos resultados positivos.

Está comprobado que los pacientes con miopía sometidos a cirugía refractiva de láser Intralase recuperan más del 90% de la visión en la mayoría de los casos.