La cirugía refractiva puede ayudarte a dejar atrás por fin las gafas y lentes de contacto durante todo el año.

 

Pero en verano dispones de mayor tiempo libre porque la jornada laboral se reduce y llegan los esperados días de vacaciones. Además, también cuentas con el apoyo de familiares cercanos que te echarán una mano con más facilidad en caso de necesitar ayuda.

 

Si durante el resto del año tu agenda te impide programar la operación que tanto estás deseando para dejar atrás tus gafas o lentillas, el verano es la estación idónea para dar el paso.

 

¿Qué problema de visión tienes? ¿Miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia? Tu calidad de vida va a mejorar notablemente si tomas ya la decisión de operarte.

 

En Ophthalteam te animamos a que des el paso y te sugerimos por qué es buena idea operarse en verano.

 

  

 

¿Por qué operarse en verano?

 

  • Porque cuentas con el apoyo de la familia para gestionar mejor tu tiempo y dedicarlo a algo tan importante para ti como operarte de la vista.

 

  • Porque dispones de más tiempo libre y puedes planificar cómodamente la intervención en tu agenda sin preocuparte por compromisos laborales.

 

  • Porque, en el caso contrario, quieres operarte para retomar la actividad profesional en otoño sin depender de las lentes de contacto.

 

  • Porque en otoño vas a retomar tus estudios o preparar oposiciones que exigen una prueba de visión exenta de problemas refractivos.

 

  • Porque vas a casarte en septiembre y, además de sentir mayor liberación sin gafas ni lentillas, desaparecerán de tu maleta durante la luna de miel.

 

  • Porque en esta época te gusta aprovechar el tiempo para practicar deporte, y quieres experimentar la nueva sensación de no depender de gafas graduadas para bucear.

 

 

  

Consejos tras la intervención ocular en verano

 

Una de las ventajas de operarse para solucionar por fin tus problemas de visión es que podrás hacer vida normal en muy poco tiempo.

 

Los especialistas te darán información detallada antes y después de la intervención para que tomes las precauciones necesarias. No obstante, te adelantamos los siguientes consejos:

 

  • Evita todo tipo de ejercicio físico y movimientos bruscos los primeros días tras la operación. Piensa que solo son unos pocos días y que te compensará la gran mejora de tu calidad de vida.

 

 

  • No practiques deportes acuáticos ni nades hasta que pasen dos semanas después de la intervención. Si lo haces utiliza gafas para evitar irritaciones provocadas por el cloro y otros agentes presentes en el agua de la piscina.

 

 

 

En Ophthalteam cuentas con un equipo de más de 30 años de experiencia en cirugía oftalmológica especializados en todo tipo de técnicas para la corrección de los problemas refractivos: miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

 

Aprovecha el verano para solicitar tu primera consulta. Nuestro equipo de especialistas valorarán tu caso de forma personalizada y te explicarán las técnicas más adecuadas para ti.

 

Solicítala ya y benefíciate de todas las ventajas que te ofrece la cirugía refractiva.