Clínica especialista en Cirugía con lentes ICL

La operación de cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL se lleva a cabo desde la Clínica Ophthalteam para corregir los defectos refractivos como la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Gracias a esta cirugía, el paciente logra mejorar la visión por la implantación de una lente intraocular ICL.

¿Por qué confiar en la Cirugía con lentes ICL?

Los pacientes tienen la ventaja de no tener que utilizar gafas ni tampoco lentes de contacto. Hablamos de la lente ICL que corrige los defectos refractivos en hasta 18 dioptrías de miopía y 10 de hipermetropía. Para aquellas personas que sufran astigmatismo asociado o no, corrige hasta 6 dioptrías. Este tipo de intervención es muy aconsejable para los pacientes que aún no han comenzado a sufrir problemas de presbicia o si no pueden ser operados mediante láser.

Estudio del paciente previo a la intervención

Antes de proceder con la intervención de cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares, hay que estudiar perfectamente al paciente que se va a someter a esta operación. Los doctores deben conocer previamente si se han producido cambios en la graduación del paciente en los últimos años, siendo vital que no haya cambiada en este periodo de tiempo.

Un aspecto a tener muy en cuenta es que las lentes intraoculares ICL no realizan la función de paralizador de la miopía. Lo que provoca es conseguir que no tengamos que usar gafas a diario. Pero es manifiesto que el ojo continúa siendo miope, por lo que es recomendable pasar una revisión una vez al año.

Los doctores de nuestra Clínica Ophthalteam llevan a cabo unos exámenes previos a la operación de cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares como son: una revisión oftalmológica completa, e igualmente hacen mediciones de cámara anterior y recuento endotelial.

Pasos de la cirugía con lentes ICL

La cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL se realiza según los siguientes pasos. En primer lugar, el doctor coloca a lente en el ojo del paciente por medio de una incisión y que después colocará exactamente entre el cristalino y el iris. En este tipo de cirugía no es imprescindible la hospitalización y tiene una duración cercana a los 20 minutos. Sobre la anestesia, se emplea la local a través de gotas anestésicas, con la posibilidad de una mínima sedación para mayor confort del paciente.

Ventajas de la Cirugía refractiva con lentes ICL

Se trata de una operación francamente rápida y a su vez no necesita utilizar ninguna sutura para llevarla a cabo. Por ello, el restablecimiento del paciente se produce de manera efectiva y sin ningún tipo de problema. Los primeros resultados se pueden apreciar uno o dos días después de la intervención, momento en que se nota la curación y los cambios positivos en la visión del paciente. Otra ventaja es que la cirugía refractiva puede corregirse, no como ocurre con el láser. Si hubiera algún percance añadido, las lentes intraoculares pueden extraerse durante el postperatorio.

Conoce Ophthalteam

En Ophthalteam estás en las mejores manos con tu oftalmólogo en Madrid para realizar la intervención de cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL. Somos expertos en la salud de sus ojos y tenemos una experiencia consolidada de más de 30 años en el ámbito profesional de la cirugía oftalmológica al servicio de nuestros clientes para tratar estas especialidades: cirugía de cataratas en Madrid y cirugía de presbicia en Madrid, glaucoma y de la refractiva, de la que hemos hablado en profundidad en el artículo de esta semana.

Posts Relacionados

Dejar un comentario