El ojo vago o ambliopía es una patología que se debe corregir durante la infancia, ya que si no se detecta a tiempo o el tratamiento no es el adecuado se puede prolongar en la edad adulta.

 

Este es el motivo de pérdida de visión frecuente en la infancia, y afecta a un 3-4% de los niños.

 

En Ophthalteam te explicamos en qué consiste el ojo vago, cuáles son su principales síntomas y tratamientos.

 

 

¿Qué es el ojo vago?

 

El ojo vago o ambliopía consiste en la disminución de la agudeza visual de uno o ambos ojos sin que exista alteración estructural.

 

Este defecto visual se produce cuando uno de los dos ojos se utiliza menos durante el periodo de desarrollo visual previo a los 8 años de edad. De ahí la importancia de detectarlo y tratarlo a una edad temprana. En caso contrario, y si no se ataja durante los primeros años de infancia puede acompañarnos durante la madurez incapacitando para el ejercicio de determinadas profesiones, e incluso perdiendo completamente la visión del ojo.

 

 

Síntomas del ojo vago en niños

 

Además de las revisiones periódicas que ayudarán a detectar el ojo vago, es importante que los padres reconozcáis los síntomas que se suelen manifestar. El niño tiende a compensar la visión de un ojo con otro, y a priori puede pasar desapercibido.

 

  • Si el niño desvía o tuerce uno o los dos ojos a partir de los 3 meses, aunque solo sea en ocasiones puntuales.

 

  • Si desvía la cabeza para mirar fijamente.

 

  • Si cierra un ojo para enfocar.

 

  • Si parpadea constantemente.

 

  • Si inclina la cabeza para realizar tareas que requieren esfuerzo visual.

 

  • Si sufre dolores de cabeza.

 

  • Si guiña los ojos o los frota a menudo.

 

  • Si se acerca mucho a los libros para leer o dibujar, a la televisión y a los objetos para facilitar la visión.

 

  • Si se queja de picor en los ojos y muestran enrojecimiento.

 

 

Causas del ojo vago

 

  • Estrabismo.

 

  • Problemas refractivos: miopía, hipermetropía o astigmatismo.

 

  • Enfermedades como cataratas congénitas, caída del párpado…

 

 

Tratamiento del ojo vago

 

Las revisiones rutinarias del pediatra y las revisiones oftalmológicas infantiles antes de los 3 años son importantes para detectar el ojo vago. Cuanto antes de diagnostique, antes de los 6 o 7 años, más posibilidades de recuperación de la visión.

 

De hecho, a los 3 años de edad el niño ya colabora con el oftalmólogo para realizar una revisión completa, lo que ayudará a diagnosticar un ojo vago con un tratamiento más efectivo que con una edad superior.

 

El tratamiento del ojo vago depende de la causa, y será el oftalmólogo el que determine:

 

  • El uso de parches oclusivos que obligarán a trabajar al ojo vago.

 

  • Los colirios de atropina que dilatan la pupila con el mismo fin que el parche, conseguir que el ojo vago trabaje.

 

  • El empleo de gafas con filtros penalizadores sobre el cristal.

 

 

Un diagnóstico precoz de ojo vago en niños es importante para incrementar las posibilidades de recuperación.

 

En Ophthalteam cuentas con un equipo de profesionales que ofrecen atención integral para ti y tu familia. Reserva tu cita para cuidar la salud ocular de tus hijos.