La presbicia no es lo mismo que la fatiga visual.

El término “vista cansada” que se utiliza de forma habitual para hablar de la presbicia causa cierta confusión, sobre todo en los más jóvenes.

La presbicia es un proceso asociado al envejecimiento del ojo, mientras que la fatiga visual es el resultado de pasar muchas horas delante del ordenador, escribiendo, cosiendo, tatuando…

 

En Ophthalteam te explicamos con detalle cómo diferenciar la presbicia, comúnmente conocida como vista cansada, de la fatiga visual.

 

 

 

Fatiga visual: síntomas

 

La fatiga visual presenta como síntomas el dolor de cabeza, molestias y picor en los ojos, visión borrosa, ojos enrojecidos e incluso somnolencia.

 

Esta sintomatología aparece como consecuencia de fijar nuestra vista en un foco fijo durante un largo periodo de tiempo en actividades laborales como los trabajos de papeleo y escritura, joyería, relojería, tatuajes, costura y, por supuesto, frente a la pantalla del ordenador.

 

Por tanto, no se debe a un proceso degenerativo del ojo, como la presbicia. Además, la presbicia o vista cansada no afecta a personas menores de 40 años de edad.

 

Si eres joven y sufres los síntomas que hemos mencionado, te aconsejamos que sigas estas pautas sencillas para disminuir los efectos de la fatiga visual:

 

  • Adopta una postura correcta y ergonómica tanto del cuerpo como de los ojos. El cansancio del cuerpo influye en el cansancio de la vista.

 

  • Mantén una distancia hacia el objeto en el que fijas la atención. Por ejemplo, a 50cm de la pantalla del ordenador y ligeramente por debajo del nivel de los ojos.

 

  • Trabaja con una iluminación adecuada. La importancia de la luz ambiental es crucial para disminuir la fatiga visual. Las luces como las de las pantallas del ebook o de la pantalla del móvil o del ordenador en una habitación a oscuras, no son suficientes y repercuten en la salud ocular.

 

  • Realiza pausas siguiendo la regla 20-20-20. Es decir, cada 20 minutos descansa 20 segundos la vista mirando fuera del escritorio algo que se encuentre a 20 pies (6 metros).

 

 

Presbicia: síntomas

 

La dificultad para enfocar correctamente los objetos puede provocar dolor de cabeza, lagrimeo, visión borrosa y enrojecimiento de los ojos. Aunque pueden ser similares a la fatiga visual, el origen es diferente.

 

La presbicia está asociada a la pérdida de elasticidad del cristalino y a su capacidad para enfocar los objetos. Un acto reflejo para poder leer con claridad cuando ya se padece presbicia es, por ejemplo, alejar el libro o la revista que sostienes.

 

Es un proceso natural relativo al envejecimiento que se inicia alrededor de los 40 o 45 años.

 

La presbicia puede operarse para prescindir del uso de gafas tanto de lejos como de cerca, ya que supone una molestia y disminuye la calidad de vida.

 

 

 

El término “vista cansada” es el que puede provocar confusión entre presbicia y fatiga visual. Si eres menor de 40 años y sufres los síntomas descritos, lo más probable es que sufras fatiga visual.

 

En cualquier caso, recuerda cumplir con las revisiones oftalmológicas periódicas para cuidar la salud de tus ojos y detectar a tiempo cualquier problemática.

 

Si sufres presbicia la cirugía te librará de las gafas y de las lentes de contacto ganando en calidad de vida.

 

En Ophthalteam cuentas con el mejor equipo profesional con más de 30 años de experiencia en cirugía oftalmológica y presbicia.

 

Solicita tu primera consulta sin compromiso y te asesoraremos personalmente.