Cómo prevenir el ojo seco en verano

ojo seco verano

 

Los ambientes secos, la exposición al sol y sobre todo el uso del aire acondicionado son algunos de los factores que influyen en esta dolencia común en verano.

 

El síndrome del ojo seco se produce cuando los ojos no pueden mantener una película lagrimal suficiente para garantizar la hidratación necesaria.

 

En consecuencia, aparecen molestias derivadas de la sequedad que se manifiestan con enrojecimiento, picor, ardor, sensibilidad a la luz, ojos llorosos por efecto rebote y la sensación tan común de “tener algo dentro del ojo”.

 

En verano, las condiciones climatológicas extremas y los factores anteriormente mencionados pueden acentuar esta dolencia ocular.

 

En Ophthalteam te explicamos cómo prevenir el ojo seco en verano.

 

 

Consejos para prevenir el ojo seco en verano

 

  • Cuidado con el aire acondicionado y los ventiladores

 

Evita el aire acondicionado y los ventiladores en la medida de lo posible. Somos conscientes de que las altas temperaturas solo se sobrellevan con estos dos grandes aliados, pero el uso excesivo puede empeorar el síndrome de ojo seco.

 

El aire acondicionado seca el ambiente, lo que repercute en esta dolencia ocular. La exposición del aire directamente en los ojos, por ejemplo en los viajes en avión o en coche durante el verano, es otra de las causas que incrementan las molestias de esta patología.

 

 

  • Utiliza gafas de sol homologadas

 

Debes proteger tus ojos de las radiaciones ultravioletas todas las épocas del año, y por supuesto, en verano. La exposición excesiva al sol provoca sequedad en los ojos y problemas oculares como la fotoqueratitis.

 

También es aconsejable que las utilices en la práctica de todo tipo de deportes, incluidos los náuticos.

 

 

  • Usa humidificadores para evitar la sequedad

 

La sequedad del ambiente es uno de los factores a prevenir, y en verano es uno de los factores más relevantes en zonas secas de interior.

 

El uso de humidificadores en casa evita el exceso de sequedad equilibrando la humedad del ambiente y previniendo el síndrome de ojo seco.

 

 

  • Modera el consumo de dispositivos y pantallas

 

En verano disponemos de más tiempo libre pero no descansamos de las pantallas del ordenador ni del móvil. Es más, nos ayudan a que las esperas en los aeropuertos o los viajes largos se hagan más llevaderos.

 

El uso excesivo de estos dispositivos influye en el cansancio ocular y en la disminución de la frecuencia del parpadeo, lo que repercute en el ojo seco. El problema se acentúa si sumamos este factor a la exposición continuada al aire acondicionado.

 

 

  • Utiliza lágrimas artificiales para hidratar los ojos.  

 

El uso de lágrimas artificiales te ayuda a mantener la hidratación cuando lo necesites. Por otro lado, no frotes los ojos con las manos y limpialos con suero fisiológico o con toallitas formuladas para tal fin.

 

 

Si notas mayor sequedad en verano o identificas alguno de los síntomas que hemos mencionado, te recomendamos que acudas al oftalmólogo para recibir el tratamiento adecuado.

 

En Ophthalteam cuidamos de tu vista y de la de toda tu familia en nuestra clínica oftalmológica Madrid. Solicita consulta en cualquier momento del año.

Posts Relacionados

Dejar un comentario