¿Cómo saber si tengo presbicia o vista cansada?

presbicia o vista cansada

 

La presbicia, coloquialmente conocida como vista cansada, es un problema de visión que va unido a la edad y que comienza a manifestarse en torno a los 40 o 45 años de edad.

 

Aunque en ocasiones se confunde con la fatiga visual o la hipermetropía, la presbicia tiene su propia sintomatología, como verás a continuación.

 

 

Confusión entre presbicia, fatiga visual e hipermetropía

 

A medida que vamos cumpliendo años, el cristalino pierde elasticidad y su capacidad natural para enfocar con la rapidez de la juventud.

 

En este aspecto hay que destacar que, aún así, cada vez son más los pacientes jóvenes que notan este problema por la exposición continuada y constante a todo tipo de pantallas: ordenador, móviles y tablets.

 

No obstante, es importante señalar que la presbicia puede confundirse con fatiga visual. Pero la fatiga visual no está asociada a la edad, sino que es la consecuencia de fijar la vista en un foco fijo durante mucho tiempo, por ejemplo, ante el ordenador o en actividades de precisión como la joyería y la costura.

 

En algunos casos la presbicia también se puede confundir con la hipermetropía, ya que ambas patologías impiden enfocar con nitidez los objetos cercanos. No obstante, existen claras diferencias entre estos dos problemas de visión, y en primer lugar está el factor de la edad que comentábamos anteriormente. Además, la presbicia está asociada al envejecimiento, mientras que la hipermetropía se manifiesta en la infancia y la adolescencia.

 

 

¿Cómo saber entonces si tengo presbicia o vista cansada?

 

El oftalmólogo será quien diagnostique este problema visual, quien te explique qué es la presbicia y quien te mostrará las soluciones que te ayudarán a corregirla y a mejorar tu calidad de vida.

 

Los síntomas de la presbicia son:

 

  • La necesidad de alejar el libro o el móvil para enfocar y leer con claridad el texto.

 

  • Dolor de cabeza, lagrimeo y ojos rojos debido al esfuerzo de la vista para enfocar.

 

  • Dificultad para leer o realizar actividades de precisión en ambientes con poca luz.

 

 

 

¿La presbicia se puede operar?

 

Sí, la presbicia o vista cansada se puede operar para que ganes calidad de vida y te olvides de las lentes progresivas o de alternar gafas de lejos con otras para cerca.

 

La cirugía de presbicia se personaliza en función de parámetros como la edad, el estado del cristalino y los problemas refractivos que ya tiene el paciente.

 

Así, el oftalmólogo será quien valore la situación global para determinar la operación más adecuada.

 

  • Tratamiento por láser, similar al utilizado para corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

 

  • Intervención con lente intraocular, que sustituye el cristalino por una lente intraocular que también puede corregir el problema refractivo previo.

 

 

La vista cansada o presbicia es un problema al que todos nos enfrentaremos en un futuro, pero existen alternativas a las gafas y lentes de contacto.

 

En Ophthalteam contamos con más de 40 años de experiencia en el cuidado integral de la visión y con la tecnología más avanzada para la cirugía de presbicia, de cirugía refractiva y de cirugía de cataratas.

 

Reserva una cita con nuestros expertos y gana en calidad de vida.

 

Posts Relacionados

Dejar un comentario