Consejos para evitar la conjuntivitis en verano

conjuntivitis verano

 

La conjuntivitis es una patología que aumenta en verano, por lo que es importante prevenirla con gestos sencillos que te explicaremos en este post.

 

Las razones por la que la conjuntivitis es un problema ocular habitual en verano resultan obvias. En esta época del año nos refrescamos en piscinas, playas, lagos y ríos, y nos exponemos a algunos agentes presentes en el agua que pueden causar conjuntivitis.

 

La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo, y que es una barrera contra alérgenos ambientales, agentes químicos e infecciosos.

 

En Ophthalteam te explicamos qué debes hacer para evitar la conjuntivitis en verano, y cuáles son los síntomas más comunes.

 

 

Consejos para evitar la conjuntivitis en verano

 

  • Usa las gafas en playas, piscinas y en la práctica de cualquier deporte acuático. Esto evitará el contacto con el agua, esencial para la prevención de la conjuntivitis en verano.

 

  • Protege tus ojos con gafas de sol homologadas con un filtro adecuado. Los filtros se numeran de 0 a 4 en función del grado de protección. Recuerda que la luz reflejada por el agua y la arena también te perjudica, por lo que es aconsejable que las utilices también bajo la sombrilla.

 

  • El calor, la sal del mar y el cloro de la piscina pueden provocar picores en los ojos. Evita, en la medida de lo posible, frotarte los ojos sin lavarte antes las manos.

 

  • Después de un baño en la playa o en la piscina procura aclarar el rostro con agua limpia para evitar riesgos de infección.

 

  • Evita compartir las toallas, sobre todo si están húmedas, y los protectores solares faciales.

 

  • Tampoco compartas cosméticos faciales o maquillaje.

 

  • Si utilizas lentes de contacto, extrema las precauciones y retíralas antes de bañarte en la playa o en la piscina.

 

 

Síntomas de la conjuntivitis

 

Las causas de la conjuntivitis pueden ser virus, bacterias, alérgenos o sustancias irritantes como el cloro de la piscina. De ahí la importancia de la prevención mediante los consejos anteriores. Los síntomas más frecuentes son:

 

  • Picor e irritación de los ojos.

 

  • Sensación de tener arena o algo extraño en los ojos.

 

  • Enrojecimiento o inflamación.

 

  • Aumento de las lágrimas.

 

  • Sensibilidad a la luz.

 

  • Secreción del ojo de color blanco, amarillento o verdoso.

 

 

Si notas un ligero enrojecimiento de los ojos tras pasar un día de playa o nadar en la piscina, lávalos con suero fisiológico y aplica lágrima artificial.

 

Pero si las molestias persisten te aconsejamos que acudas a un oftalmólogo que determine el tipo de conjuntivitis para pautar el tratamiento adecuado, ya que cada este dependerá de su causa: alérgica, bacteriana o vírica.

 

Recuerda que la prevención y la protección de los ojos es vital en verano, no solo para evitar un problema ocular tan frecuente como la conjuntivitis. Si quieres ampliar información, en este post te explicamos cuáles son los problemas oculares causados por el sol.

 

En Ophthalteam cuidamos la salud de tus ojos y de tu familia en nuestra clínica oftalmológica Madrid también en verano. Solicita tu primera consulta con nosotros.

 

Dejar un comentario