Daltonismo: fallos en la detección del color

Deficiencia o ceguera de color, son los dos términos con los que se conoce al daltonismo. Para que los pacientes de Ophthalteam lo comprendan a la perfección, se refiere a cuando no se diferencian bien ciertos colores. Suele suceder, por normal general, con el verde, el rojo y en determinadas ocasiones, también el azul. Pero, ¿cómo funcionan exactamente los tipos de células que se encargan de detectar la luz?

En la retina es donde se encuentran los bastones y los conos. Por un lado, los bastones, detectan la luz y la oscuridad. Mientras que los conos, solamente el color, y están localizados cerca del centro de visión. Además, contamos con tres tipos de conos que ven el color: rojo, verde y azul. Después, el cerebro, es el que se encarga de recopilar la información obtenida por parte de estas tres células cónicas, para acordar la representación que tenemos del color.

¿Cómo se manifiesta el daltonismo? Cuando una de estas células cónicas no funcionan adecuadamente y la detección del color falla. No somos capaces a distinguir si se trata definitivamente del color verde o no. El daltonismo estricto sucede en el momento que existe la ausencia de estos tres conos. Sin embargo, los grados de ceguera de color, varían en función de las condiciones de la luz. Puede suceder que haya personas que tengan problemas para ver con luz tenue y otras, en todo tipo de luces. Y ya en la ceguera de color catalogada como muy peligrosa es cuando nos adentramos en tonalidades grises en cualquier situación. Es decir, todo se ve gris. Esta patología afecta a ambos ojos y se mantiene en el transcurso de la vida.

Manifestaciones del daltonismo

Los síntomas del daltonismo pueden ser muy variados. Desde los más leves, a los más rigurosos y afectan, todos ellos, a nuestras actividades diarias. ¿Qué sentimos exactamente? No podemos ver los colores adecuadamente, ni tampoco el brillo de los mismos. Por si fuera poco, la diferencia entre las tonalidades de un color u otros parecidos, no es posible. Especialmente, con el color rojo y verde y también el azul y el amarillo. Cuando ya no podemos distinguir ningún color, el término técnico cambia y se denomina acromatopsia.

En Ophthalteam también queremos explicar a nuestros pacientes la posibilidad que tienen tanto hombres y mujeres de padecer o no daltonismo. ¿A quién afecta en mayor medida? La población masculina es la que es más propensa. Las cifras hablan por si solas. Uno de cada diez hombres padece algún tipo de deficiencia de color. Además, hay otros factores que también influyen en el daltonismo como son las siguientes enfermedades: glaucoma, degeneración macular, síndrome de parkinson, alcoholismo crónico, leucemia, anemia, alzheimer y la anemia de células falciformes.

daltonismo colores

Daltonismo: principios basados en defectos congénitos

Las enfermedades congénitas como el daltonismo se transmiten de padres a hijos. Nuestros hijos nacen con ello. Estos defectos a los que estamos haciendo referencia, tienen su origen en la ausencia de foto receptores sensibles a la luz o lo que es lo mismo, los conos en la retina. La función de los conos, como habíamos explicado al inicio del artículo, es diferenciar los colores rojo, verde y azul. Aunque, en determinadas ocasiones, el daltonismo basado en una enfermedad actúa de otra manera. La forma que tiene de afectar a los ojos es totalmente diferente y va degenerando con el paso del tiempo.

¿Cómo sabemos si tenemos daltonismo o no? Gracias a la prueba del oftalmólogo en la que se muestra un patrón con diferentes puntos de color. Cuando la identificación de los colores es errónea, no podremos localizar los números y formas que hay dentro de los puntos.