La retina es la capa más interna de la mitad posterior del globo ocular. Cuando se produce un desprendimiento de retina, se produce una separación de la retina de la siguiente capa.

¿Qué ocasiona un desprendimiento de retina?

Que la retina se desprenda provoca un problema visual grave que pueda darse a cualquier edad. Aunque suele darse con mayor frecuncia en personas de la tercera edad, o personas que son miopes o hayan tenido problemas de retina con anterioridad. Afecta a una de cada 10.000 personas al año.

La mayoría de los desprendimientos de Retina, son causados por la presencia de uno o más desgarros en la estructura de la retina. Entre el cristalino y la retina se encuentra el cuerpo vítreo, el cuál está fuertemente adherido a la retina en algunos puntos concretos. Que se produzca una tracción del vítro en esos puntos puede generar un desgarro o un agujero en la retina.

Por otro lado, el vítreo también va a sufrir con el paso del tiempo. Con la edad, nuestro vítreo va reduciendo su capacidad para retener agua, lo que se traduce en una pérdida de volumen. Al no poder ocupar espacio que le corresponde tiende a separarse de la retina (Desprendimiento Vítreo Posterior). La mayor parte de estos desprendimientos se dan de forma natural dentro del proceso de envejecimiento y no tienen porque causar daños en la retina. Pero en algunos pacientes si puden generar dichas roturas.

En casos de miopía, en un proceso inflamatorio o accidentes con traumatismo ocular, pueden producirse desprendimientos de forma más peligrosa.  Se produciría un desgarro en la retina a través del cuál entra el fluido del humor vítro, por debajo de la capa de los fotorreceptores, dando lugar a la separación de la retina. Un retina desprendida no puede funcionar correctaemnte, produciendo una zona de visión borrosa o ceguera.

Por otro lado, los síntomas que se producen cuando hay un desprendimiento de retina son los siguientes

  • Percepción de puntos negros flotantes (“moscas volantes”) y destellos de luz en la visión lateral (fotopsisas).
  • En otros casos, el paciente puede notal una ondulación o velo en su visión, o bien una sombra en una zona lateral del campo visual. Si el desprendimiento de retina se desarrolla, alcanzará la visión central y creará una gran pérdida de visión sino se trata de forma eficaz.
  • El dolor no es un síntoma de desprendimiento de retina.

¿Cómo se trata un desprendimiento de retina?

Cuando aún no se ha producido el desprendimiento, sino que la retina está rasgada, se puede actuar previniendo su separación mediante un tratamiento temprano con láser. Recibe el nombre de fotocoagulación retiniana.

Pero una vez que se ha producido el desprendimiento, el único tratamiento son una serie de técnicas quirúrgicas para volver a colocar la retina. Estas técnicas deben ser llevada a cabo por especilaistas en retina.

Lo ideal como en todos los problemas de salud, es invertir en la prevención. Por ellos es importante que personas con miopía o personas con familiares que hayan sufrido un desprendimiento de retina, se realicen exámenes ocualres de forma periódica para así detectar posibles anomalías en la retina.