Diferencias entre hipermetropía y presbicia

hipermetropia y presbicia

Estas dos patologías tienden a confundirse porque ambas presentan problemas para enfocar con nitidez los objetos cercanos.

 

Pero en realidad se trata de dos problemas refractivos diferentes.

 

En Ophthalteam te explicamos qué es la presbicia y la hipermetropía, sus síntomas más frecuentes y sus tratamientos.

 

 

 

¿Qué es la hipermetropía?

 

La hipermetropía es un problema refractivo mediante el cual las imágenes se enfocan detrás de la retina. La consecuencia de este error de refracción es que las personas hipermétropes ven peor en distancias cortas, aunque mantienen la agudeza visual en las distancias más largas.

 

Los síntomas más comunes incluyen:

 

  • Dolor de cabeza.

 

  • Ardor y picor de ojos.

 

 

  • Estrabismo y ojo vago, en el caso de los niños.

 

 

 

¿Qué es la presbicia?

 

La presbicia o vista cansada es un problema refractivo asociado al envejecimiento, por lo que es normal padecerla en torno a los 40 o los 50 años de edad. Aunque coincida con la hipermetropía en la dificultad de enfocar correctamente los objetos cercanos, en la presbicia se produce por la pérdida de elasticidad del cristalino.

 

Cuando los tejidos envejecen, el cristalino pierde la capacidad para acomodarse de forma gradual, lo que dificulta el cambio de la visión cercana a la lejana.

 

Uno de los hábitos más comunes indicativos de la presbicia es la necesidad de alejar los libros o el teléfono móvil para leer los mensajes.

 

Los síntomas más comunes incluyen, por tanto:

 

  • La dificultad para ver los objetos cercanos.

 

  • Dolores de cabeza.

 

  • Fatiga visual al realizar actividades a distancias cortas.

 

  • Necesidad de más luz para realizar tareas que precisan visión de cerca.

 

 

 

Diferencias entre hipermetropía y presbicia

 

Ya hemos visto que la causa de su confusión es la problemática que ambas presentan para enfocar de cerca.

 

Pero se diferencian en los siguientes puntos:

 

  • La hipermetropía es un problema refractivo que se manifiesta en la infancia o adolescencia, mientras que la presbicia está asociada al envejecimiento y todos la sufriremos en la mediana edad.

 

  • La hipermetropía es un defecto refractivo producido porque las imágenes se enfocan detrás de la retina, mientras que la presbicia está relacionada con la pérdida de elasticidad del cristalino.

 

  • La hipermetropía puede ser congénita o hereditaria, mientras que la presbicia aparece con los años.

 

 

Ambos problemas refractivos pueden corregirse mediante el uso de gafas y de lentes de contacto, y otra alternativa consiste en ganar calidad de vida mediante la cirugía refractiva.

 

Los tratamientos para hipermetropía y presbicia están personalizados desde el primer momento. El especialista es el que evalúa al paciente para determinar si es o no idóneo para este tipo de tratamiento y si se realizará mediante técnicas láser o lentes intraoculares.

 

 

Como ves, las diferencias entre presbicia e hipermetropía son claras aunque presenten la misma problemática de base. Si tienes problemas para enfocar los objetos cercanos, o si notas que ya estás perdiendo la capacidad de acomodar la vista entre las distancias lejanas y las cortas, acude al oftalmólogo.

 

En nuestras clínicas oftalmológicas de Madrid contamos con la última tecnología para tratar los problemas refractivos.

 

Solicita una consulta con nosotros y gana en calidad de vida.

 

Posts Relacionados

Dejar un comentario