La cirugía refractiva es una intervención que te ayudará a liberarte de las gafas o de las lentes de contacto si sufres miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

 

Hace tiempo que diagnosticaron tu problema de visión, pero ¿recuerdas cuál era, sabes en qué consiste o en qué se diferencia respecto a los demás?

 

En Ophthalteam te explicamos las diferencias entre miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

 

 

 

Miopía

 

La miopía plantea problemas para ver los objetos lejanos.

 

En este caso, la imagen se forma antes de la retina dando lugar a una imagen borrosa. Solo puede corregirse mediante cirugía y, además de la dificultad para ver objetos a lo lejos, puede producir dolor de cabeza y fatiga ocular.

 

La miopía se mide en dioptrías negativas.

 

 

La hipermetropía

 

Es el problema opuesto a la miopía. En este caso las imágenes se forman detrás de la retina, por lo que se perciben desenfocadas y distorsionadas.

 

La hipermetropía asociada a la presbicia une el problema de visión de los objetos lejanos con la pérdida de visión cercana producida por la presbicia.

 

Puede provocar dolor de cabeza, cansancio y picor ocular.

 

La hipermetropía se mide en dioptrías positivas.

 

 

El astigmatismo

 

El astigmatismo es un problema de visión que puede convivir con la miopía o la hipermetropía.

 

Si sufres astigmatismo tienes problemas para enfocar los objetos lejanos y cercanos. Además, te costará cambiar de foco y padecerás visión deformada y alargada de las imágenes.

 

Puede producir dolor de cabeza y fatiga visual.

 

El astigmatismo se mide en dioptrías negativas o positivas, ya que depende de si es miópico o hipermetrópico.

 

 

 

La presbicia

 

También conocida como vista cansada es un problema asociado al envejecimiento, ya que todos comenzamos a padecerla en mayor o menor grado a partir de los 45 años aproximadamente.

 

La presbicia está asociada a la pérdida de elasticidad del cristalino, ya que al envejecer perdemos la capacidad de enfocar con la rapidez y proximidad que experimentábamos antes.

 

Los síntomas de la presbicia pueden verse alterados cuando aparece asociada a la miopía. De hecho, la miopía puede compensar a la presbicia porque una persona miope ve mejor “de cerca” y suele quitarse las gafas para leer.

 

Independientemente del problema refractivo que se padezca, todas las personas sufriremos presbicia en un futuro, por lo que padeceremos ambos problemas de forma simultánea.

 

Si usas gafas o lentillas, la solución consistirá en utilizar unas para lejos y otras para cerca, o unas lentes progresivas de elevado coste.

 

Esa dependencia disminuirá tu calidad de vida, lo que puede solucionarse mediante una operación que sustituya el cristalino por lentes intraoculares correctoras de la presbicia.

 

 

 

 

Recuerda que el verano es una buena época para operarte de tus problemas de visión por muchas razones.

 

Aprovecha tu tiempo de vacaciones y pide una primera consulta para que nuestros especialistas valoren tu caso.

 

Nuestro equipo cuenta con más de 30 años de experiencia en cirugía oftalmológica y en la corrección de problemas refractivos: miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

 

Solicita una consulta, olvídate de las gafas y de las lentillas y benefíciate de nuestro programa de financiación.