Eliminar bolsas y ojeras se ha convertido en casi una obsesión. Cada vez aparecen más y más productos y tratamientos para acabar con esa mirada cansada que tan poco nos gusta.

Si tienes una vida con estrés los ojos van a notar esa falta de sueño, o una mala circulación así como la retención de líquidos por la falta de descanso.

Tu contorno de ojos es el primer testimonio de tu salud, el que delata rápidamente tu estilo de vida.

 

Causas de las bolsas y ojeras

Antes de descubrir los diversos trucos que existen para eliminar bolsas y ojeras, vamos  a conocer las  principales causas de las mismas. El objetivo siempre es la prevención así, en algunos casos, podemos evitar recurrir al bisturí o a tratamientos más agresivos.

  • Tener una piel muy fina

Si tienes una piel muy fina en párpados y contorno de ojos puede ser un handicap porque suelen acusar más rápidamente los efectos del cansancio, o el estrés.

  • La edad

La flacidez debido a la edad es una de las primeras causas naturales de la aparición de las bolsas y las ojeras.

  • El sol y la deshidratación

La zona ocular y sobre todo el contorno son áreas que acusan mucho la incidencia de los rayos solares. Es imprescindible una buena hidratación como paso previo a eliminar bolsas y ojeras.

  • La falta de colágeno

La falta de colágeno y elasticidad provocan el hundimiento de la zona de debajo de los ojos.

  • Alergias

Las alergias provocan hinchazón o edema en la zona ocular. 

  • Exceso de de sal y/o de azúcar 

Libera cortisol y aumenta el volumen de la sangre causando hinchazón y pérdida de soporte graso de la cara.

Eliminar bolsas y ojeras
 

Eliminar bolsas y ojeras

Aunque eliminar totalmente las bolsas y ojeras resulta complicado, os podemos dar algunas recomendaciones para paliar sus efectos. Eso sí,  desde Ophthalteam os recomendamos siempre visitar al especialista.

  • Dormir bien y mínimo 8 horas. El sueño reparador es clave para evitar tanto ojeras como las indeseables bolsas.
  • Comer mucha fruta y verduras como fresas, kiwis, espinacas, zanahorias…
  • Bebe mucha agua, mínimo 2 litros al día.
  • Realizar ejercicio diario para favorecer al circulación.
  • Reduce el estrés en tu vida.
  • Desmaquillar bien el rostro.
  • Prevenir alergias manteniendo tu habitación aireada y limpia.
  • Refresca tus ojos con productos específicos que reduzcan la inflamación.
  • Aplica productos hidratantes y contorno de ojos específico.
  • Que no falte hierro en tu dieta.
  • Alta protección de los rayos UV.

La aescina, la arnica, el ácido hialurónico o el haloxyl son ingredientes calmantes y descongestionantes muy efectivos.

Hay casos en que estos remedios no consiguen eliminar las las bolsas y ojeras. En estos casos se debe optar por la intervención quirúrgica.

 

La intervención de las bolsas y ojeras

Se llama Blefaroplastia y se utiliza anestesia local y sedación. La operación suele tener una duración de entre 1 y 3 horas, debido a que en algunos casos solamente se operan los párpados inferiores o superiores y no todos a la vez.

Comienza con una incisión en las lineas naturales de los párpados. Se procede entonces a la eliminación de la grasa acumulada.

Se eliminará el exceso de piel si fuera necesario. Para terminar, se cierran las incisiones con suturas precisas. El objetivo siempre será una apariencia de lo más natural.

Tras la operación se aplicarán pomadas y  colirios o lágrimas para no dañar el ojo. Pueden darse ciertas molestias tras la blefaroplastia, también se puede producir algo de a hinchazón y algunos hematomas; pero estos síntomas entran dentro de lo normal.

En la mayoría de los casos, en 2 a 3 días ya se puede leer o trabajar.