La detección de estrabismos infantiles es otra de las especialidades médicas de nuestra clínica, Opththalteam. Como centro de oftalmología de Madrid, nos dedicamos a ofrecer una atención integral para los ojos de nuestros clientes gracias al trabajo diario de un equipo de profesionales con amplia experiencia. En el siguiente artículo de nuestro blog trataremos en profundidad el tema resolviendo las siguientes incógnitas como: ¿qué es? ¿Qué tipos existen? ¿Por qué se da el estrabismo? ¿Qué síntomas experimentan los jóvenes pacientes?

Cuando hablamos de estrabismos nos estamos refiriendo a los cambios que se producen en la visión y afectan directamente a la alineación de los ojos. El paciente afectado no tiene orientación en cuanto al paralelismo en los ojos. Lo que sucede en estos casos, es que no miran en la misma dirección. Uno de los ojos tiene una mayor agudeza visual, que es el que enfoca a aquello que está mirando de frente. Mientras, el que tiene menor agudeza, está situado de forma no paralela. En definitiva, que cada ojo mira hacia una dirección diferente.

La aparición de los estrabismos no es algo que se pueda controlar en todo momento, ya que se da en unas circunstancias determinadas. Por ejemplo: si el paciente está nervioso, enfermo o cansado. Otro factor que debemos tener muy en cuenta y que en Ophthalteam incidimos, es dependiendo de la distancia en base a la cual se enfocarán los objetivos. ¿Cuánta distancia necesitan nuestros pacientes?

Fundamentos básicos de los estrabismos

Dentro de las tipologías de estrabismos existentes contamos con dos bien diferenciados y sencillos de explicar a nuestros pacientes. En primer lugar, el monocular que es aquel en el que siempre se emplea el mismo ojo para observar los objetos y personas que estén en puntos cercanos o lejanos. Y en segundo lugar, el estrabismo alternativo, que se refiere a la utilización de un ojo u otro para fijar las imágenes que tenemos a nuestra disposición.

La siguiente pregunta a la que respondemos en el blog corporativo de Ophthalteam es al por qué de los estrabismos. Hace su aparición en el nacimiento o un poco más adelante. La dificultad inicial viene debido a una actividad inadecuada de los músculos oculares.  Todo ello, genera dos problemas añadidos como la falta de coordinación y el desequilibro en los globos oculares.

Al referirnos a estrabismos infantiles, las causas de esta dolencia se agravan, cuando el pequeño sufre de problemas en su visión como la hipermetropía. A los niños les cuesta mucho enfocar los objetos cercanos y por ello, están cansados al hacer estos simples gestos de la vida cotidiana. Otras dolencias por las cuales los estrabismos son frecuentes en los pequeños de la casa, son por motivos cerebrales como la falta de oxígeno en el feto que desemboca en una parálisis cerebral infantil.

estrabismos niños

Manifestaciones físicas y técnicas de los estrabismos

¿En qué tenemos que fijarnos para saber si nuestro hijo padece estrabismo? ¿Cuáles son los principales síntomas? Desde Ophthalteam recomendamos siempre que se localice adecuadamente antes de cumplir los cuatro años de edad. Así, será mucho más fácil corregir los defectos visuales que se vayan produciendo en el camino.

Cuando los bebés ya tienen entre tres y cuatro meses de vida es cuando pueden enfocar correctamente los objetivos que están mirando y sus ojos, tienen que estar perfectamente alineados. En caso contrario, si sufren de estrabismo los ojos están en las siguientes posiciones: bizcos, no siguen la misma dirección, sin alineación, visión a partir de un solo ojo, tortícolis para poder ver mucho mejor. Estas son las señales a las que tenemos que estar bien atentos para detectar los estrabismos.