Glaucoma ocular: síntomas y apreciaciones

En Ophthalteam nos encargamos de ofrecer una atención integral para sus ojos trabajando en una serie de disciplinas médicas entre las que se incluye el glaucoma ocular. Se trata de una enfermedad degenerativa en la que se incrementa en el interior del ojo la tensión ocular haciendo que se genere cierta presión. El líquido que hay en el interior del ojo debe renovarse constantemente. Si hay alguna parte del proceso que falla, en lo que denominaríamos como drenaje, la presión intraocular se modifica aumentando y por ello, el nervio óptico está siendo perjudicado.

Los profesionales de nuestro centro trabajamos cada día para mejorar la salud de los pacientes que padecen glaucoma. Es importante mencionar que es la segunda causa de ceguera. Pero, al igual que otras enfermedades, es de vital importancia el diagnóstico precoz para evitar complicaciones añadidas. Pero, ¿por qué padecemos glaucoma? ¿Cuáles son los fundamentos en los que debemos basarnos previamente?

Genéticamente, los familiares que lo hayan sufrido previamente, son un factor que debemos tener muy en cuenta. Desde Ophthalteam recomendamos hacer revisiones periódicas de la visión cada dos años para descartar cualquier problema. En cuanto a la edad de aparición del glaucoma ocular afecta a personas de sesenta años en adelante. Y, como ya mencionábamos anteriormente, a aquellas que sus familiares lo han tenido previamente. En cuanto a las razas, los asiáticos y de color son más propensos. Además de las personas que tengan miopía en niveles más elevados.

¿A quién afecta el glaucoma ocular?

Otros aspectos que influyen en la detección del glaucoma es en aquellos pacientes que toman una medicación determinada como los corticoides. Y, además, los que tienen diabetes e hipertensión arterial. Hasta ahora, en el artículo del blog de Ophthalteam hemos comenzado con la explicación de qué es glaucoma y a quién afecta. A continuación, procedemos a detallar detenidamente sus síntomas. Los dolores se centran en las siguientes partes del cuerpo: cabeza y ojos deteriorando así el campo de visión ocular. La visión periférica está afectada, acompañada de ciertos dolores de cabeza así como náuseas y vómitos. Los ojos pasan a estar enrojecidos y aparecen los trastornos visuales como: visión borrosa, halos de luz y la visión en túnel.

¿Cómo están entonces las personas que sufren de glaucoma con una tensión normalizada? Esto significa que su tensión ocular está en unos niveles normales, pero los síntomas que hemos mencionado anteriormente, sí que están presentes. Nos estamos refiriendo a los puntos ciegos en la visión y ciertos problemas en el nervio óptico. Puede suceder en ciertas ocasiones que se da el efecto contrario. Hay pacientes que presentan síntomas de glaucoma y sin embargo, la tensión ocular que tienen, es alta. Esta patología se conoce con el término de hipertensión ocular.

glaucoma ocular Glaucoma ocular: síntomas y apreciaciones

Evaluación previa del glaucoma ocular

El equipo de oftalmólogos profesionales somete a sus pacientes a una prueba para saber si realmente padecen glaucoma o no. Se denomina tonometría, y en ella, se toma como referencia la presión intraocular. Todos aquellos de nuestros pacientes cuyos niveles estén por encima de lo normal, tienen glaucoma ocular. Sin embargo, para ser todavía más profesionales y evitar errores, la prueba se completa con un examen del campo visual y la observación del nervio óptico situado en el fondo del ojo. Solamente así, sabremos con total exactitud si el glaucoma es una realidad, ya que la presión ocular en sí misma, no sirve como única referencia.

Los tratamientos que tenemos a disposición de nuestros pacientes en Ophthalteam para controlar el glaucoma ocular son médicos o quirúrgicos. Los oftalmólogos hacen un seguimiento del paciente con una campimetría o también conocida como tomografía del nervio óptico de Heidelberg OCT, y GDX.

Posts Relacionados