Hipermetropía infantil, ¿cómo detectarla a tiempo?

hipermetropia infantil

 

¿Sabías que un 70% de los niños son hipermétropes cuando nacen? Esta peculiaridad se denomina hipermetropía fisiológica.

 

A medida que crecen y su cuerpo se desarrolla, también lo hacen sus ojos, con la consiguiente disminución de la hipermetropía hasta que desaparece dicho defecto refractivo.

 

Pero ¿qué sucede si no se corrige en sus primeros años de crecimiento? En ese caso es importante detectar cuanto antes la hipermetropía en los niños porque puede derivar en ojo vago o en estrabismo infantil.

 

En Ophthalteam te explicamos en qué consiste la hipermetropía infantil y cómo detectarla a tiempo.

 

 

¿Qué es la hipermetropía?

 

Los pacientes hipermétropes enfocan las imágenes detrás de la retina y, en consecuencia, ven peor los objetos cercanos. Este error de refracción puede deberse a que el ojo es más corto de lo normal, porque la córnea es demasiado plana o porque tiene menos potencia.

 

La hipermetropía suele corregirse en la primera etapa del niño de forma natural con el desarrollo de sus ojos. En caso contrario es probable que se mantenga durante toda la vida.

 

Detectarla a tiempo es importante porque el ojo tiende a compensar la visión de cerca con la acomodación del cristalino, y lo habitual es que aparezca en torno a los 4 años de edad.

 

 

¿Cómo detectar la hipermetropía infantil?

 

El niño no tiene otra realidad o experiencia para valorar si ve bien o mal, de ahí la importancia de realizar revisiones oftalmológicas periódicas.

 

Los padres también tienen una labor en la detección de los problemas oculares del niño porque pueden darse cuenta de determinados síntomas asociados a la hipermetropía:

 

  • Ven mal de cerca, con las consecuencias en la falta de concentración y en el rendimiento escolar.

 

  • Sufren fatiga visual.

 

  • Tienen dolores de cabeza.

 

  • Muestran ojos rojos, lagrimeo y escozor, frotándose para aliviar estas molestias.

 

  • Evidencian estrabismo, sobre todo convergente, cuando el ojo se desvía hacia el interior para enfocar correctamente.

 

 

Tratamiento para la hipermetropía infantil

 

Detectar la hipermetropía en los niños es más complicado por la compensación natural para enfocar los objetos de cerca. Las revisiones oftalmológicas son vitales para determinar su salud ocular y realizar un seguimiento a medida que crecen.

 

De hecho, si no hay síntomas que indiquen que existe un problema de visión, la primera revisión se recomienda en torno a los 3 años de edad.

 

Este defecto refractivo se corrige con gafas y lentes de contacto. Cuando no desaparece en la adolescencia significa que la hipermetropía ya es un defecto refractivo crónico.

 

Al llegar a la mayoría de edad y cuando la graduación se estabiliza, se puede corregir mediante cirugía refractiva.

 

 

 

En Ophthalteam cuentas con un equipo de profesionales que cuidan la salud de tus ojos y de los de tu familia en todas las etapas de la vida.

 

En nuestra clínica oftalmológica Madrid revisamos la vista de los más pequeños para pautar los tratamientos adecuados, y disponemos de la última tecnología para corregir los defectos refractivos de los adultos mediante cirugía de presbicia y cirugía de cataratas.

 

Reserva una cita ahora y gana en calidad de vida.

 

 

Dejar un comentario