La inflamación de la córnea o queratitis es una alteración que provoca irritación en los ojos, enrojecimiento e incremento de la sensibilidad.

La queratitis puede ser infecciosa o no infecciosa, dependiendo de la causa que origine la inflamación. El tratamiento será diferente en cada caso, y debe ser pautado por un especialista.

 

En Ophthalteam te explicamos cuáles son los síntomas que puedes experimentar, las causas de la queratitis y sus tratamientos.

 

 

Síntomas de la inflamación de la córnea

 

  • Enrojecimiento de los ojos.

 

  • Sensibilidad a la luz.

 

  • Visión borrosa.

 

  • Aumento de la secreción ocular y exceso de lágrimas.

 

  • Dolor de ojos.

 

  • Sensación molesta de tener algo en el ojo.

 

 

Causas de la inflamación de la córnea

 

Las causas de la queratitis son diversas ya que puede originarse por un rasguño o lesión, por la acción de bacterias y hongos, por sequedad en los ojos… Veamos una por una las más comunes:

 

Lesiones oculares

La córnea puede sufrir una lesión por caídas, golpes y rasguños accidentales, o porque un objeto penetra en el ojo de forma fortuita. En principio, la inflamación o queratitis derivada de estos accidentes no es infecciosa, pero puede serlo si las bacterias u hongos entran en contacto con la córnea a través de esta lesión.

 

Bacterias y hongos

La higiene de las lentes de contacto es esencial para evitar inflamaciones. En caso contrario, las bacterias, hongos y parásitos se desarrollan en las propias lentes y contaminan la córnea.

 

Sequedad ocular

Padecer ojo seco y ausencia de hidratación en la superficie ocular puede causar queratitis.

 

Agua contaminada

Como adelantamos al analizar las infecciones derivadas del agua de la piscina, esta contiene residuos y componentes químicos que irritan los ojos.

 

 

Tratamientos para la queratitis

 

La queratitis es infecciosa o no infecciosa, lo que determinará el tratamiento a seguir.

 

Queratitis no infecciosa

Las causas que provocan esta inflamación de la córnea derivan de traumatismos mecánicos. Estos se producen por las lesiones que produce un cuerpo extraño que penetra en el ojo, por erosiones originadas por rasguños o por el uso prolongado de lentes de contacto.

 

La queratitis asociada a estas causas no precisa tratamiento por lo general, salvo si presenta dolor y excesivo lagrimeo.

 

Queratitis infecciosa

 

La inflamación de la córnea puede producirse por bacterias, hongos, virus o parásitos.

 

  • Si la queratitis es bacteriana su tratamiento contempla los antibióticos en gotas u orales, en función de su intensidad: leve o intensa.

 

  • Para la queratitis fúngica o producida por hongos generalmente se pautará medicamentos antifúngicos orales y gotas oculares.

 

  • La queratitis por Acanthamoeba se produce por amebas del género Acanthamoeba y la causa más frecuente está vinculada a las lentes de contacto. Es la más difícil de tratar teniendo que recurrir a la cirugía en caso necesario.

 

 

Cuidados ante la inflamación de la córnea

 

El cuidado diario y la higiene de las lentes de contacto es importante para reducir el riesgo de inflamación de córnea.

 

Si experimentas algunos de los síntomas descritos y no desaparecen un unas horas, acude a un oftalmólogo para recibir diagnóstico especializado y el tratamiento específico.

 

Después, recuerda:

 

  • Que debes proteger los ojos ante posibles lesiones, incluida la asociada a la exposición solar.

 

  • Que debes tomar los medicamentos y cumplir con las revisiones oculares para seguir su evolución.

 

  • Que no debes realizar actividades físicas intensas.

 

 

La cirugía refractiva es la alternativa que te ayudará a dejar atrás las lentes de contacto, una de las causas de la queratitis. Da el paso y gana en calidad de vida.