Lagrimeo excesivo en los globos oculares

¿Por qué lloran en exceso los ojos? ¿Cuáles son las principales causas de este fenómeno? El lagrimeo es uno de los motivos por los que acudimos a centros especializados como Ophthalteam, nuestra clínica, para hacer un primer seguimiento técnico. Las causas de los ojos llorosos son debido a las alergias al polvo, conjuntivitis, presencia de luz demasiado brillante, infecciones, irritaciones, blefaritis, arena en el interior del globo ocular, pestañas que crecen hacia dentro, entre otros. En el siguiente artículo de nuestro blog corporativo proponemos una serie de medidas y cuidados para hacer frente al lagrimeo de forma profesional.

Cuando estamos hablando de exceso de lagrimeo en los ojos es que tenemos demasiadas lágrimas saliendo de los mismos. La eliminación se produce debido a la necesidad de mantener la extensión del ojo limpia en su totalidad, para suprimir todos los cuerpos extraños y partículas innecesarias. En algunas ocasiones, las lágrimas vienen dadas por otras causas como: vómitos, bostezo, risa o fatiga ocular.

La finalidad que tienen las lágrimas es calmar a los globos oculares y hacer que estén perfectamente lubricados. En el momento que entra algún cuerpo extraño en funcionamiento como puede ser el polvo, se defienden a base de lágrimas. Así limpian la zona que ha sido dañada previamente.

Epífora o lagrimeo persistente en los ojos

Un término que va directamente relacionado con el lagrimeo ocular es el que se denomina como epífora y se define como el lagrimeo en superabundancia. Se debe a fenómenos ocasionados en base a una solución frente a la sequedad ocular. Imaginemos por ejemplo una persona que padece rinitis alérgica. Está constantemente con el pañuelo en las manos para sonarse en cualquier momento y tiene los ojos permanentemente irritados. O por el contrario, debido a una conjuntivitis alérgica.

La obstrucción de las vías lagrimales es uno de las causas por as que se produce la epífora. Para que lo entendamos mejor, es necesario explicar el procedimiento desde donde sale la glándula lacrimal hasta su eliminación en las fosas nasales. La glándula lagrimal está localizada justo encima de la cavidad orbitaria. Funciona principalmente para hidratar, lubricar y proteger los ojos. Cuando ya finalizan estas funciones, pasan a descartarse a la zona de las narices por medio de las vías lacrimales.

lagrimeo

Taponamiento de las vías lagrimales

Puede suceder en ciertas ocasiones que haya ciertas dificultades en el drenaje de la lágrima y es cuando se da el taponamiento en las vías lagrimales. Por ejemplo: al darse una parálisis facial o debido a las malposiciones en las fosas nasales como la desviación del tabique. Estos son fenómenos en sí mismos de tipo funcional. Pero, también encontramos otros patrones, como la obstrucción del punto lacrimal que nos afectan directamente.

La obstrucción de las vías lagrimales puede darse desde el nacimiento o en la edad adulta. Al referirnos a los recién nacidos, esto no supone ningún problema añadido, ya que se soluciona por medio de masajes en el área del saco lacrimal. La higiene es muy importante en estos casos. Y, siempre y cuando haya infección, necesitamos hacer una buena cobertura con los antibióticos necesarios. Cuando nos bebés cumplen los 11 o 12 meses de edad y persiste el lagrimeo constante es necesario practicar un sondaje de la vía lacrimal.

En cuanto a los adultos y el atasco de las vías lagrimales puede deberse a conjuntivitis crónicas o traumatismos y su localización puede darse en cualquier parte de la vía. Esta problemática a la que estamos haciendo referencia da una serie de problemas en el sistema de drenajes lagrimales que hacen peligrar la salud de los globos oculares. Cualquier duda o consulta sobre exceso de lagrimeo, no duden en ponerse en contacto con nuestra clínica.

Clínica Ophthalteam

Especialistas en Cirugía de párpados y vía lagrimal.

Posts Relacionados