La cirugía intraocular se emplea para reparar defectos refractivos tales como: miopía, hipermetropía y astigmatismo gracias a la implantación de la lente intraocular. Antes de la intervención, es necesario llevar a cabo unos exámenes médicos previos por parte del equipo de oftalmología de Ophthalteam. Estas pruebas incluyen las mediciones de la cámara anterior y el contaje endotelial. Se lleva a cabo en función del número de dioptrías que hay que corregir. Es recomendable que tres días antes de la operación, no se realice ningún esfuerzo previo, ni tampoco se froten los ojos.

En primer lugar, para comprender la cirugía intraocular de forma global, queremos ir explicando paso a paso qué es una lente intraocular y en qué casos se emplea. La lente intraocular es un cristalino artificial que se coloca en el interior del ojo para cambiar el dominio de enfoque del cristalino natural, que ha sido movido previamente, en la cirugía de catarata. ¿En qué casos tenemos que utilizarla? Cuando la habilidad de enfoque del ojo se ve mermada. Pero, con la colocación de la lente intraocular dentro del ojo, logramos restablecer la visión.

Lente intraocular: características técnicas

La función de la lente intraocular es ejercer de cristalino artificial sintético que sustituye al natural. Están fabricadas a base de materiales flexibles y plegables. Además, cuentan con filtros que preservan de las radiaciones de la luz, como son los rayos UV, hacia la retina. Por si fuera poco, también protegen a la retina de desarrollar la enfermedad degenerativa en la retina. Para ello, la luz azul que aspiran, tiene que verse reducida notablemente.

Los pacientes de Ophthalteam acuden a la cirugía intraocular en caso de presbicia y cataratas. En la presbicia, el cristalino no es capaz de acomodarse bien, debido a la falta de luz. Con el paso de los años, es más duro y no puede enfocar correctamente los objetos de cerca. Mientras que en las cataratas, no entra luz alguna por el cristalino, al estar totalmente opaco.

lente-intraocular-defectos-refractivos

Gracias a la cirugía intraocular la corrección de los defectos refractivos es una realidad. El trabajo de las lentes intraoculares es la garantía del éxito. Nos encontramos con dos tipos: rígidas y flexibles. Las que son más duras, no se utilizan en la actualidad, ya que es necesario la generación de puntos para cerrar el ojo, una vez que hemos finalizado la operación. Mientras que las lentes intraoculares flexibles, se colocan con un pequeño corte y no hace falta poner puntos. Además, cuando se meten en el ojo, lo hacen estando enrolladas.

Obligaciones antes de implantar la lente intraocular

¿Cuáles son los pasos previos que debemos llevar a cabo antes de la cirugía intraocular de cataratas? Los servicios médicos de Ophthalteam deben conocer la medicación que tomamos en la actualidad, enfermedades así como las alergias. Previamente, tendremos que hacer una tratamiento para la higiene de los párpados, un colirio para prevenir las infecciones además de un relajante, en caso de que sea necesario. No debemos olvidarnos del estudio oftalmológico.

La duración de la operación de cirugía intraocular tiene una duración de entre quince a veinte minutos con anestesia local. Y, el día que nos vamos a operar, la limpieza de párpados, es fundamental. A aquellos pacientes que normalmente utilicen maquillaje en su día a día, está totalmente prohibido.

En cuanto al postoperatorio, es normal sentir un ligero escozor en el ojo. La recuperación de la visión se va solventando a lo largo del día. Pasamos de ver borroso a ver sin ningún tipo de dificultad. Los antibióticos se prescriben para el dolor y las infecciones. Al día siguiente volveremos a nuestra clínica, Ophthalteam, y la semana siguiente, también.