Nistagmo: la contracción involuntaria del ojo.

El nistagmo es un movimiento involuntario, rápido y repetitivo de los ojos. Por lo general se produce de lado a lado, pero también puede ser hacia arriba y hacia abajo o circular. Suele afectar a ambos ojos.

El nistagmo o nistagmus es una oscilación rítmica e involuntaria de los ojos. Los movimientos pueden ser horizontales (nistagmo horizontal), verticales (nistagmo vertical) o rotatorios (nistagmo rotatorio). 

Tipos de Nistagmo y Causas

Las personas que padecen nistagmo pueden no ser conscientes de los movimientos de sus ojos, ya que lo que ven no les parece inestable. Para compensarlo, las personas con nistagmo pueden inclinar la cabeza o girarla para ver con mayor claridad, ya que de esta forma se hacen más lentos los movimientos oculares.

Existen dos tipos de nistagmo: congénito y adquirido.

  • El nistagmo de tipo congénito es aquel que se desarrolla en la infancia. A medida que los niños con nistagmo se desarrollan, no ven las imágenes inestables pero si que pueden desarrollar una visión menos clara.
  • El nistagmo de tipo adquirido se produce de forma más tardía y sus causas pueden ser varias. Se puede asociar con condiciones médicas graves.

A diferencia de las personas con nistagmo congénito, los que desarrollar nistagmo adquirido si que pueden ver las imágenes inestables o temblorosas.

Los movimientos de los ojos son controlados por el cerebro. Estos se mueven de forma refleja para poder ajustarse a los movimientos de la cabeza. En personas con nistagmo, las áreas del cerebro que controlan estos movimientos oculares no funcionan con normalidad.

El nistagmo puede estar asociado a otros desordenes oculares como las cataratas, estrabismo y errores graves de refracción. También se pueden asociar a patologías médicas más graves como la esclerosis múltiple o un derrame cerebral.

En personas más jóvenes, una causa más común de nistagmo adquirido se debe a lesiones producidas en la cabeza o problemas en el oído interno.

retinopatía diabética operación Nistagmo: la contracción involuntaria del ojo.

Existen varias clasificaciones para esta enfermedad, pero podemos simplificarlas en nistagmus fisiológico y nistagmus patológico.

  • El nistagums fisiológico, es el que se produce por rotación de la cabeza al tratar de seguir un estímulo repetitivo en movimiento.
  • El nistagmus patológico se divide en idiopático (causado por un defecto congénito), sensorial (cataratas congénitas o enfermedades de la retina, se produce en las primera etapas de la vida) y neurológico (secundario a enfermedades del sistema nervioso central, como puede ser la esclerosis múltiple).

 

¿Cómo se puede tratar?

Este tipo de enfermedad debe ser abordada de forma multidisciplinar. El objetivo del tratamiento es mejorar la visión y disminuir la intensidad del nistagmus y corregir, de haberlo, el estrabismo asociado.

La toxina botulínica se puede utilizar para tratar de generar cierta parálisis que disminuye el movimiento, aunque puede dar problemas como la visión doble.

Cuando existen problemas de tortícolis por tratar de acomodar la cabeza a los movimientos de los ojos, las gafas con prismas o la cirugía de la musculatura de los ojos pueden mejorar la posición de la cabeza y por tanto de la visión, ya que se reduce la intensidad del nistagmus.

 

El nistagmus es una enfermedad poco frecuente pero de gran repercusión para las personas que la sufren, dando lugar en muchas ocasiones a limitaciones visuales severas. Es por ello que cualquier avance en este campo supone una gran aportación y esperanzas de conseguir tratamientos más eficaces para poder darle a los que los sufren una mejor calidad de vida.