OFTALMOLOGÍA PEDIÁTRICA

En Oftalmología, igual que ocurre en otras disciplinas, el diagnóstico precoz es clave para corregir e incluso evitar afecciones que podrían dejar secuelas en la edad adulta. Durante los primeros años de vida, el niño desarrolla su visión por lo que es crucial que, durante esta etapa acuda a revisiones periódicas y así asegurar que todo evoluciona correctamente.

Problemas de visión comunes en niños

Las patologías más comunes en la visión infantil son la miopía, la hipermetropía, el estrabismo y la ambliopía que te ayudamos a tratar en nuestra clínica de oftalmología en Madrid.

Miopía

El niño tiene problemas para ver de lejos, por lo que los padres detectan que estira el cuello, echa la cabeza hacia delante y achina los ojos para mirar. Puede afectar al rendimiento escolar, ya que el niño tendrá dificultades para ver la pizarra. Por eso ofrecemos el mejor tratamiento para la miopía.

Hipermetropía

El niño no ve con nitidez los objetos cercanos. Suele aparecer en torno a los 4 años y es crucial que su detección temprana porque puede derivar en otras patologías como ojo vago o estrabismo infantil. Algunos de sus síntomas son la dificultad para leer o escribir, que puede ser la causa de un bajo rendimiento escolar, la fatiga visual y las cefaleas. No esperes a recibir tu tratamiento para la hipermetropía.

Estrabismo

El estrabismo supone que la alineación de un ojo no es correcta con respecto al otro, con lo que se impide que la mirada se fije con los dos ojos, disminuyendo la capacidad de percibir la profundidad o estereopsis. Es reversible en la infancia o incluso en la adolescencia con las medidas terapéuticas adecuadas.

Ambliopía

Es comúnmente conocida como ojo vago y se caracteriza por una pérdida parcial de la agudeza visual, generalmente provocada por un estrabismo no tratado. Si se detecta a tiempo la causa que puede dar lugar a la ambliopía y se sigue el tratamiento adecuado, bien sea a través del uso de gafas o de otras alternativas, el niño puede lograr una visión normal. Por ello, es extremadamente importante su diagnóstico precoz. En ocasiones detectamos ya el establecimiento de ciertos grados de ambliopía, siendo necesario el diagnóstico entre los tres ó los cuatro años de vida del niño, para su corrección con gafa u otros procedimientos y eventualmente tratamiento de oclusión del ojo dominante para que se establezca la función cerebral visual en el ojo vago.

Problemas de visión comunes en niños

Las patologías más comunes en la visión infantil son la miopía, la hipermetropía, el estrabismo y la ambliopía.

Miopía

El niño tiene problemas para ver de lejos, por lo que los padres detectan que estira el cuello, echa la cabeza hacia delante y achina los ojos para mirar. Puede afectar al rendimiento escolar, ya que el niño tendrá dificultades para ver la pizarra.

Hipermetropía

El niño no ve con nitidez los objetos cercanos. Suele aparecer en torno a los 4 años y es crucial que su detección temprana porque puede derivar en otras patologías como ojo vago o estrabismo infantil. Algunos de sus síntomas son la dificultad para leer o escribir, que puede ser la causa de un bajo rendimiento escolar, la fatiga visual y las cefaleas.

Estrabismo

El estrabismo supone que la alineación de un ojo no es correcta con respecto al otro, con lo que se impide que la mirada se fije con los dos ojos, disminuyendo la capacidad de percibir la profundidad o estereopsis. Es reversible en la infancia o incluso en la adolescencia con las medidas terapéuticas adecuadas.

Ambliopía

Es comúnmente conocida como ojo vago y se caracteriza por una pérdida parcial de la agudeza visual, generalmente provocada por un estrabismo no tratado. Si se detecta a tiempo la causa que puede dar lugar a la ambliopía y se sigue el tratamiento adecuado, bien sea a través del uso de gafas o de otras alternativas, el niño puede lograr una visión normal. Por ello, es extremadamente importante su diagnóstico precoz. En ocasiones detectamos ya el establecimiento de ciertos grados de ambliopía, siendo necesario el diagnóstico entre los tres ó los cuatro años de vida del niño, para su corrección con gafa u otros procedimientos y eventualmente tratamiento de oclusión del ojo dominante para que se establezca la función cerebral visual en el ojo vago.

En Ophthalteam, somos especialistas en Oftalmología Pediátrica y contamos con el equipo médico perfecto para revisar, evaluar y diagnosticar cualquier problema de visión que el niño pueda presentar. Conocemos la importancia de extremar los cuidados y las revisiones en edades tempranas ya que, de esta manera, la visión adulta no sufrirá consecuencias negativas y, por eso, ofrecemos una atención infantil completa y de la máxima calidad.

En Ophthalteam, somos especialistas en Oftalmología Pediátrica y contamos con el equipo médico perfecto para revisar, evaluar y diagnosticar cualquier problema de visión que el niño pueda presentar. Conocemos la importancia de extremar los cuidados y las revisiones en edades tempranas ya que, de esta manera, la visión adulta no sufrirá consecuencias negativas y, por eso, ofrecemos una atención infantil completa y de la máxima calidad.