Operación de miopía con lentes ICL

miopia lente intraocular

 

La operación de miopía con lentes ICL, o lentes intraoculares, es una alternativa para corregir este defecto refractivo cuando no pueden intervenirse con cirugía láser por diversos motivos.

 

En ocasiones, determinadas circunstancias como las características del ojo, la edad o las altas graduaciones hacen que el paciente miope no sea candidato al tratamiento con láser.

 

Mediante la operación con lentes ICL se coloca una lente dentro del ojo, sin modificar la estructura del mismo, sin dolor y sin necesidad de que el paciente quede ingresado tras la intervención.

 

 

¿Cuándo se recomienda el implante de lente ICL?

 

Este tipo de lente, denominada fáquica porque no precisa la extracción del cristalino,  se introduce entre este y el iris mediante una incisión.

 

Esta cirugía está especialmente indicada para pacientes jóvenes, con miopías muy altas o con un espesor corneal fino, que no pueden ser tratados con la técnica Lasik.

 

En el caso de la miopía, las lentes intraoculares permiten corregir hasta 18 dioptrías.

 

Una de las condiciones antes de someterse a esta cirugía es que la graduación no varíe de forma significativa durante el último año. No obstante, si con los años la graduación variase, se podría cambiar la propia lente ICL o realizar un tratamiento con láser Lasik

 

 

Ventajas de la cirugía con lentes ICL

 

  • Intervención rápida, que tan solo dura 15 minutos con anestesia tópica.

 

  • Sin ingreso hospitalario, ya que tras la operación de cirugía el paciente puede irse a casa a las pocas horas.

 

  • Intervención indolora, cuyas molestias son menores que con la técnica Lasik, y no requiere puntos.

 

  • Recuperación rápida, pues a las 24 o 48 horas ya se consigue una buena visión que mejora en los días posteriores.

 

  • Reversible, a diferencia del láser. La lente se puede extraer sin alterar el tejido ocular, permitiendo la realización de otras técnicas correctivas.

 

  • Minimiza el riesgo de sequedad ocular secundaria, aumentando la satisfacción del paciente.

 

  • El deslumbramiento nocturno es menos frecuente con esta intervención que con la técnica Lasik.

 

  • La lente es invisible y flexible, por lo que el paciente no siente que la lleva puesta, ni tampoco su entorno. En este sentido, se comporta como una lente de contacto, con la particularidad de que está dentro del ojo.

 

  • Corrige los defectos refractivos por encima de los límites del tratamiento con láser, por lo que está indicada para altas miopías.

 

  • La lente está fabricada con material biocompatible con colágeno, por lo que el ojo la tolera perfectamente.

 

 

En definitiva, la operación de miopía con lentes ICL es una intervención rápida con una recuperación visual también rápida, y está especialmente indicada para miopías y defectos refractivos medios o altos, en córneas finas y en ojo seco.

 

En nuestras clínicas oftalmológicas de Madrid contamos con un equipo de expertos y las últimas tecnologías para cirugía refractiva y cirugía de cataratas, entre otras especialidades.

 

Si quieres ganar en calidad de vida diciendo adiós a gafas y lentes de contacto, consulta con nuestros especialistas sobre la operación de miopía con lentes ICL. Reserva cita ahora y recibe un diagnóstico personalizado.

 

 

 

Posts Relacionados

Dejar un comentario