OTRAS PATOLOGÍAS

En Ophthalteam ofrecemos a nuestros pacientes una atención integral para dar solución a un amplio abanico de enfermedades oculares. Todos los tratamientos quirúrgicos que llevamos a cabo en nuestras clínicas de oftalmología en Madrid se realizan en función de las necesidades de cada persona para que siempre obtengan la máxima eficacia.

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad de gran importancia ya que se trata de la segunda causa de ceguera en el mundo. Se caracteriza por una pérdida del campo visual en el paciente debida a la afectación del nervio óptico, provocada en la mayoría de los casos por una elevada presión intraocular, aunque en ocasiones la presión intraocular pueda ser normal, de ahí la importancia de acudir al oftalmólogo para descartar su aparición. Aunque sus consecuencias sean muy graves e irreversibles, el glaucoma tiene tratamiento y es vital que se diagnostique a tiempo para detener el avance de esta enfermedad crónica y progresiva. Como sus síntomas no son perceptibles hasta que es demasiado tarde, acudir a las revisiones oftalmológicas es la clave para evitar la pérdida total de visión.

En Ophthalteam, los pacientes con glaucoma pueden recibir tratamiento médico, mediante colirios específicos que ayudan a disminuir la presión intraocular y también tratamiento quirúrgico ocular en aquellos casos en los que el resto de procedimientos no ha conseguido detener la progresión de la enfermedad.

Entre los tratamientos para el tratamiento del glaucoma, el más habitual es el farmacológico en forma de colirio, cuyo objetivo principal es la reducción de la PIO (presión intraocular). Existen otros tratamientos que emplean diferentes tipos de láser, láser ARGÓN para la trabeculoplastia en el trabéculum, láser SLT que actúa eliminando selectivamente los gránulos de melanina que se han depositado sobre la malla trabecular obturándola, láser YAG para realizar iridotomías periféricas estableciendo un paso del acuoso a través de ellas y ampliando la profundidad de la cámara anterior. Todas ellas persiguen facilitar la reducción de la PIO, mejorando la evacuación del humor acuoso del ojo. Por último, están los procedimientos quirúrgicos que en su conjunto también persiguen facilitar la salida del humor acuoso del ojo y lo hacen creando puentes que deriven éste hacia el torrente sanguíneo venoso propio del ojo. Entre dichos procedimientos mencionaremos la trabeculectmia.

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad de gran importancia ya que se trata de la segunda causa de ceguera en el mundo. Se caracteriza por una pérdida del campo visual en el paciente debida a la afectación del nervio óptico, provocada en la mayoría de los casos por una elevada presión intraocular, aunque en ocasiones la presión intraocular pueda ser normal, de ahí la importancia de acudir al oftalmólogo para descartar su aparición. Aunque sus consecuencias sean muy graves e irreversibles, el glaucoma tiene tratamiento y es vital que se diagnostique a tiempo para detener el avance de esta enfermedad crónica y progresiva. Como sus síntomas no son perceptibles hasta que es demasiado tarde, acudir a las revisiones oftalmológicas es la clave para evitar la pérdida total de visión.

En Ophthalteam, los pacientes con glaucoma pueden recibir tratamiento médico, mediante colirios específicos que ayudan a disminuir la presión intraocular y también tratamiento quirúrgico en aquellos casos en los que el resto de procedimientos no ha conseguido detener la progresión de la enfermedad.

Entre los tratamientos para el tratamiento del glaucoma, el más habitual es el farmacológico en forma de colirio, cuyo objetivo principal es la reducción de la PIO (presión intraocular). Existen otros tratamientos que emplean diferentes tipos de láser, láser ARGÓN para la trabeculoplastia en el trabéculum, láser SLT que actúa eliminando selectivamente los gránulos de melanina que se han depositado sobre la malla trabecular obturándola, láser YAG para realizar iridotomías periféricas estableciendo un paso del acuoso a través de ellas y ampliando la profundidad de la cámara anterior. Todas ellas persiguen facilitar la reducción de la PIO, mejorando la evacuación del humor acuoso del ojo. Por último, están los procedimientos quirúrgicos que en su conjunto también persiguen facilitar la salida del humor acuoso del ojo y lo hacen creando puentes que deriven éste hacia el torrente sanguíneo venoso propio del ojo. Entre dichos procedimientos mencionaremos la trabeculectmia.

Queratocono

El queratocono es una enfermedad ocular que afecta a la córnea. Esta, de forma circular, va deformándose de forma progresiva, afinándose y abultándose adquiriendo una forma similar a un cono. Esto provoca que la luz se desvíe al llegar a la retina, haciendo que la visión se distorsione.

Esta enfermedad degenerativa suele aparecer en la adolescencia y puede aparecer en un solo ojo o en ambos. Sus síntomas más comunes son visión borrosa y distorsionada, aparición de miopía progresiva y astigmatismo irregular. Los pacientes con queratocono también suelen experimentar fotosensibilidad y deslumbramientos.

En Ophthalteam realizamos dos tipos de tratamiento de queratocono. Por un lado, cuando la enfermedad se encuentra en las primeras fases, es aconsejable que los pacientes lleven lentes de contacto específicas que devuelven la córnea a su posición correcta. Por otro, cuando la enfermedad está un poco más avanzada y para evitar que se llegue al punto de necesitar un trasplante de córnea, se realiza cirugía de anillos intraestromales. Esta técnica quirúrgica tiene como fin reforzar la córnea y frenar la progresión de la deformación, aunque es una intervención reversible.

Queratocono

El queratocono es una enfermedad ocular que afecta a la córnea. Esta, de forma circular, va deformándose de forma progresiva, afinándose y abultándose adquiriendo una forma similar a un cono. Esto provoca que la luz se desvíe al llegar a la retina, haciendo que la visión se distorsione.

Esta enfermedad degenerativa suele aparecer en la adolescencia y puede aparecer en un solo ojo o en ambos. Sus síntomas más comunes son visión borrosa y distorsionada, aparición de miopía progresiva y astigmatismo irregular. Los pacientes con queratocono también suelen experimentar fotosensibilidad y deslumbramientos.

En Ophthalteam realizamos dos tipos de tratamiento de queratocono. Por un lado, cuando la enfermedad se encuentra en las primeras fases, es aconsejable que los pacientes lleven lentes de contacto específicas que devuelven la córnea a su posición correcta. Por otro, cuando la enfermedad está un poco más avanzada y para evitar que se llegue al punto de necesitar un trasplante de córnea, se realiza cirugía de anillos intraestromales. Esta técnica quirúrgica tiene como fin reforzar la córnea y frenar la progresión de la deformación, aunque es una intervención reversible.

Trasplante de córnea

En aquellos casos en los que las lesiones irreversibles en la córnea sean tan graves que no pueden corregirse mediante otro tratamiento, el paciente debe someterse a un trasplante de córnea que reemplace el tejido dañado por otro sano. Los problemas más frecuentes que requieren esta intervención son las enfermedades congénitas en la córnea, las distrofias endoteliales o algún tipo de enfermedad infecciosa, post-quirúgica o post-traumática.

Este tipo de cirugía es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes en todo el mundo y se trata de una intervención sencilla que no requiere la hospitalización del paciente. La duración es, de media, inferior a una hora y solo es necesario el uso de anestesia local.

Sin embargo, debe llevarse a cabo por profesionales cualificados como los que forman el equipo de Ophthalteam. Nuestra clínica es uno de los pocos centros privados autorizados por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para llevar a cabo intervenciones de trasplante de córnea.

Trasplante de córnea

En aquellos casos en los que las lesiones irreversibles en la córnea sean tan graves que no pueden corregirse mediante otro tratamiento, el paciente debe someterse a un trasplante de córnea que reemplace el tejido dañado por otro sano. Los problemas más frecuentes que requieren esta intervención son las enfermedades congénitas en la córnea, las distrofias endoteliales o algún tipo de enfermedad infecciosa, post-quirúgica o post-traumática.

Este tipo de cirugía es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes en todo el mundo y se trata de una intervención sencilla que no requiere la hospitalización del paciente. La duración es, de media, inferior a una hora y solo es necesario el uso de anestesia local.

Sin embargo, debe llevarse a cabo por profesionales cualificados como los que forman el equipo de Ophthalteam. Nuestra clínica es uno de los pocos centros privados autorizados por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para llevar a cabo intervenciones de trasplante de córnea.