Particularidades de las lentes tóricas

Seguro que has oído hablar alguna vez de las lentes tóricas, aunque no las uses. Básicamente son lentes para corregir el astigmatismo, pero hay muchas más cosas a tener en cuenta. 

Una lente tórica es una lente de contacto con una forma particular. Las estándar tienen una superficie esférica. En cambio, la tórica se asemeja más bien al contorno de un donut. La forma de las lentes de contacto tóricas crea distintas potencias refractivas o de enfoque en las orientaciones vertical y horizontal. La potencia refractiva aumenta o disminuye de forma gradual al mover los ojos por la lente.

El astigmatismo es uno de los denominados problemas de la refracción, provocado por una irregularidad de la córnea que hace que la luz procedente de los objetos se enfoque en más de un punto de la retina y provoca la vista borrosa. Dicho de otro modo, en las personas con astigmatismo, la córnea no tiene la curvatura correcta, sino que adopta una forma elíptica u ovalada. Esto provoca visión borrosa y distorsionada en todas las distancias, además de falta de nitidez en los detalles.

La causa del astigmatismo suele ser congénita, aunque también puede deberse a un traumatismo o ser un efecto secundario de una intervención quirúrgica. Para corregirlo se pueden usar lentillas tóricas, especialmente diseñadas para corregir los desperfectos de la curvatura del ojo. 

Características diferenciales de las lentes tóricas: 

  • Tienen una curvatura especial fabricada de forma diferente y personalizada para cada ojo, según la desviación.
  • Al colocarlas hay que hacerlo en una posición concreta, en el ojo correspondiente. Date cuenta de que un ojo puede tener astigmatismo y el otro no. 
  • Su fabricación es más compleja y personalizada y son por eso algo más caras.

Una córnea irregular

Las lentes de contacto tóricas corrigen el astigmatismo provocado por la curvatura de la córnea o el cristalino del ojo. Es el denominado astigmatismo regular, astigmatismo corneal o astigmatismo lenticular.

En estas situaciones, la córnea o el cristalino está curvado de tal modo que la refracción del ojo es diferente entre los planos vertical y horizontal. Esto deriva en visión borrosa y en dificultades para ver los pequeños detalles. En ocasiones, las líneas verticales se perciben como si estuvieran torcidas.

La capacidad de las lentes de contacto tóricas para ofrecernos distintas potencias refractivas en las orientaciones vertical y horizontal nos permite corregir esta particularidad del astigmatismo.

Cómo elegir unas lentes de contacto tóricas

Estas lentes, al igual que todas las demás, deben estar prescritas por un especialista de nuestra clínica de oftalmología de Madrid. Es el profesional competente para determinar qué lentes son las adecuadas para cada persona. 

Hay varias cosas a tener en cuenta: 

  • El proceso de adaptación es clave en las lentes de contacto tóricas.
  • Como tienen una orientación concreta, deben permanecer en el ojo en la posición correcta. Para saber cómo colocarlas incluyen zonas finas y gruesas y cierto recorte en la parte inferior.

Adaptar las lentes de contacto a los ojos es, en el caso de las tóricas, más importante de lo normal. Las lentes de contacto tóricas tienen un eje central que mantiene la línea de visión correcta. Si no están bien adaptadas y se desplazan, verás afectada tu claridad visual. 

Distintos tipos de lentes de contacto tóricas

Además de para el astigmatismo, las lentes de contacto tóricas también se utilizan para corregir otros defectos visuales. Podemos optar por unas lentillas tóricas diarias u incluso de color. 

También pueden ser blandas o rígidas permeables al gas (RGP). Las lentes RGP son más estables, pero requieren de un periodo inicial de ajuste más prolongado y pueden resultar más secas y delicadas. Por eso, las lentes de contacto tóricas blandas son más cómodas y fáciles de manejar.  Lo mejor es consultar previamente con el especialista para informarte sobre la cirugía de astigmatismo en Madrid.

Dejar un comentario