Por qué no debemos frotarnos los ojos

frotar ojos

Frotarnos los ojos es un acto reflejo en muchas ocasiones: cuando tenemos sueño, cuando notamos la vista cansada después de muchas horas frente al ordenador, cuando sentimos sequedad en el ambiente…

 

No supone un mayor problema cuando se realiza ocasionalmente, pero puede suponer un riesgo cuando se convierte en algo habitual.

 

¿Te dicen que no te frotes los ojos tan a menudo? ¿Eres tú quien se ha dado cuenta de que lo haces varias veces a lo largo del día?

 

Desde nuestra clínica oftalmológica te explicamos por qué no debes frotarte los ojos y las consecuencias de esta acción.

 

 

 

Por qué nos frotamos los ojos

 

Al margen de las situaciones explicadas antes, como el cansancio o el sueño, esto puede indicar que existe un problema de raíz, bien sea una alergia o síndrome de ojo seco.

 

Al frotar los ojos se estimula la producción de lágrima, lo que suaviza de forma natural el picor de forma temporal. La lágrima limpia las partículas que pueden irritar el ojo, o incluso disminuye la sensación de arenilla propia del ojo seco.

 

Uno de los motivos más frecuentes es el uso prolongado de pantallas, de ordenador y otros dispositivos a lo largo del día, ya que ralentizan el parpadeo provocando la sequedad y la necesidad de frotarse los ojos.

 

 

Consecuencias de frotarnos los ojos

 

Infecciones y enfermedades

Las bacterias y los gérmenes de las manos pueden provocar conjuntivitis, úlceras corneales o queratitis. Además, al frotar los ojos de forma continuada se corre el riesgo de introducir polvo o partículas del exterior y la aparición de venas rojas en los ojos.

 

 

Queratocono

Una fricción de forma continuada en el tiempo puede contribuir al desarrollo del queratocono, una enfermedad degenerativa en la que la córnea se deforma y pierde su forma redondeada, reduciendo la capacidad visual. En el peor de los casos puede requerir transplante de córnea.

 

 

Alteraciones estéticas

La piel que rodea el ojo es extremadamente fina, por lo que hay que tratarla con delicadeza. Las fricciones continuas acentúan las líneas de expresión y dan lugar a arrugas prematuras, a bolsas y ojeras.

 

 

Lesión ocular

 

Si las molestias se producen porque realmente existe un objeto extraño en el ojo, y no por cansancio o sequedad, se corre el riesgo de que la situación empeore. El mismo riesgo también puede producirse en caso de que el picor se origine por una alergia.

 

 

Presión intraocular alta

 

Al frotar los ojos se pueden producir también picos altos de presión intraocular, lo que dañará el nervio óptico en caso de glaucoma o desprendimiento de retina en caso de sufrir una enfermedad ocular que la afecte.

 

 

 

Si notas molestias persistentes en los ojos te recomendamos que acudas al oftalmólogo para que descarte otros problemas de base.

 

Recuerda llevar unos correctos hábitos para cuidar tu salud visual como descansar por las noches, relajar la vista durante el día y seguir una alimentación saludable. Sin olvidar las revisiones periódicas que detectan precozmente algunas enfermedades oculares.

 

En nuestras clínicas oftalmológicas de Madrid te ofrecemos atención integral para tus ojos. Reserva tu cita para consultar con nuestros especialistas. Cuida de tus ojos con nuestros mejores tratamientos de astigamtismo en Madrid o cirugía ocular.

 

 

 

Posts Relacionados