¿Por qué revisar la vista en cada etapa de la vida?

revisar la vista

 

Las revisiones ayudan a realizar un seguimiento de la salud ocular, así como a detectar precozmente problemas que responden mejor cuanto antes se traten.

Revisar la vista en cada etapa de la vida permite abordar las patologías o los problemas más comunes en cada rango de edad. Así como en la infancia es vital detectar el ojo vago en los niños para poder realizar la correcta terapia visual, en la madurez pasan a un primer plano las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad, que puede llevar a párpados caídos.

 

Revisar la vista en cada etapa de la vida

  • A los 3 años

Esta es la edad que se fija para la primera revisión, siempre que no haya síntomas que indiquen que existe un problema de visión.

Esta primera revisión oftalmológica detecta el ojo vago que, en caso contrario, no se podrá corregir a los 8 o 10 años, y también descartará problemas de miopía e hipermetropía.

 

  • Entre los 3 y los 10 años

A partir de esa primera revisión se aconsejan revisiones anuales que controlarán la vista del niño con fines preventivos.

Además, en esta etapa de la vida se desarrolla el sistema visual y es importante realizar un reconocimiento médico para detectar los problemas que influyen tanto en la visión como en el aprendizaje y las habilidades sociales del niño.

 

  • En la adolescencia

Los cambios hormonales de la adolescencia pueden repercutir en la graduación, de ahí la importancia de revisar la vista y realizar un seguimiento periódico.

 

  • De los 20 a los 40 años

En esta etapa la graduación de la vista se estabiliza y ya es posible optar a la cirugía refractiva para corregir los problemas dejando atrás la dependencia de las gafas y las lentes de contacto.

De hecho, tener más de 18 años es uno de los requisitos para ser candidato para operarse la vista, además de que la graduación permanezca estable durante el último año  y no padecer patologías visuales importantes al margen del problema refractivo.

 

  • De los 40 a los 60 años

La presbicia o vista cansada comienza a manifestarse a partir de los 40 o 45 años. El síntoma principal es la dificultad para enfocar objetos cercanos. La pérdida de elasticidad del cristalino también provoca la molestia de no enfocar con rapidez cuando se cambia el foco de cerca de lejos.

La cirugía de  presbicia es una operación que sustituye el cristalino por una lente intraocular multifocal que también impide la aparición de cataratas en un futuro.

 

  • A partir de los 60 años

En esta etapa los principales problemas son la aparición de las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Las revisiones se recomiendan cada año, sobre todo si el paciente sufre diabetes o se empiezan a notar destellos en los ojos.

Las cataratas se producen por la opacificación del cristalino causado por el envejecimiento, y en la actualidad se recomienda intervenirlas en cuando se diagnostican mediante cirugía de cataratas. Las revisiones periódicas las detectan de forma temprana, lo que permiten operarlas lo antes posible para reducir el riesgo de la operación y mejorar en calidad de vida.

En nuestra clínica oftalmológica Madrid te ofrecemos asistencia integral para tu vista en cada etapa de la vida. Reserva consulta para una revisión ahora.

 

Posts Relacionados

Dejar un comentario