PRESBICIA

La presbicia, también conocida como vista cansada, afecta a más de la mitad de los españoles mayores de 45 años, aunque con frecuencia se puede manifestar alrededor de los 40 ó 41 años, lo cual equivale a más de 17 millones de personas solo en nuestro país. Además, se calcula que casi la totalidad de los mayores de 50 años la padecen por lo que se trata de un problema ocular muy común.

Infórmate sin compromiso

Ventajas del tratamiento de la presbicia
NN
Corrección de la graduación
NN
Eliminación o reducción de dependencia de gafas
NN
Sin cataratas en el futuro
NN
Mejora en la calidad de vida
NN
Recuperación rápida
NN
Tratamiento personalizado

FINANCIACIÓN

En nuestras clínicas ofrecemos tratamientos ajustados para todos los pacientes.
Si ha pensado en realizarse una intervención oftalmológica le ofrecemos diferentes posibilidades de financiación para que el precio no sea una preocupación.

12

meses sin intereses

Sujeta a aprobación por parte de la entidad financiera que tiene acuerdo con Clínica Ophthalteam.

2% comisión de apertura

12 cuotas sin intereses (0,0% TIN 3,80% TAE)

EJEMPLO

de financiación para una operación de 1.000€ por ojo

12

meses sin intereses

20 €

comisión de apertura

103,33 €

primera cuota

1.020 €

importe total a pagar

RESTO DE CUOTAS

83,33 €

12

meses sin intereses

Sujeta a aprobación por parte de la entidad financiera que tiene acuerdo con Clínica Ophthalteam.

2% comisión de apertura

12 cuotas sin intereses (0,0% TIN 3,80% TAE)

EJEMPLO

de financiación para una operación de 1.000€ por ojo

12

meses sin intereses

20 €

comisión de apertura

103,33 €

primera cuota

1.020 €

importe total a pagar

RESTO DE CUOTAS

83,33 €

También disponemos de financiación personalizada de hasta 48 meses de plazo con intereses y cuotas muy competitivas para que el precio no le suponga ningún obstáculo en su próxima intervención oftalmológica.

El estudio y tramitación de la financiación es inmediato y se realizará en la propia clínica.
Sin necesidad de cambiar de banco en cómodos pagos mensuales y sin que afecte a su capacidad crediticia.

¿Qué es la presbicia?

Las estructuras oculares encargadas de enfocar son el cristalino y el músculo ciliar. El primero es una lente biconvexa suspendida en el interior del ojo mediante unos ligamentos flexibles, la zónula, que mediante su contracción ó relajación ejercida por el músculo ciliar, permite cambiar la curvatura del cristalino para enfocar lo que vemos sea cual sea la distancia a la que está situado el objeto que miramos.

La presbicia se desarrolla debido al envejecimiento natural al modificarse estructuralmente en el transcurso de la vida las proteínas contenidas en el interior del cristalino del estado soluble a semisoluble con la correspondiente pérdida de transparencia y elasticidad, impidiendo el cambio de curvatura del cristalino y con ello su capacidad de enfoque, continuando esta evolución hasta aproximadamente los 65 años.

Síntomas de la presbicia

Los primeros síntomas suelen apreciarse como falta de nitidez y de luz para ver los objetos. Al intentar enfocar, los ojos acaban cansándose y perdiendo la capacidad de ver con nitidez. Como se trata de una pérdida de enfoque progresiva, lo más común es que no se le ponga solución desde el principio por lo que el paciente realiza un mayor esfuerzo visual para tratar de enfocar. Por eso, algunos de sus síntomas más comunes son fatiga visual y dolores de cabeza. Confía en los tratamientos del mejor oftalmólogo en Madrid.

¿Qué es la presbicia?

Las estructuras oculares encargadas de enfocar son el cristalino y el músculo ciliar. El primero es una lente biconvexa suspendida en el interior del ojo mediante unos ligamentos flexibles, la zónula, que mediante su contracción ó relajación ejercida por el músculo ciliar, permite cambiar la curvatura del cristalino para enfocar lo que vemos sea cual sea la distancia a la que está situado el objeto que miramos.

La presbicia se desarrolla debido al envejecimiento natural al modificarse estructuralmente en el transcurso de la vida las proteínas contenidas en el interior del cristalino del estado soluble a semisoluble con la correspondiente pérdida de transparencia y elasticidad, impidiendo el cambio de curvatura del cristalino y con ello su capacidad de enfoque, continuando esta evolución hasta aproximadamente los 65 años.

Síntomas de la presbicia

Los primeros síntomas suelen apreciarse como falta de nitidez y de luz para ver los objetos. Al intentar enfocar, los ojos acaban cansándose y perdiendo la capacidad de ver con nitidez. Como se trata de una pérdida de enfoque progresiva, lo más común es que no se le ponga solución desde el principio por lo que el paciente realiza un mayor esfuerzo visual para tratar de enfocar. Por eso, algunos de sus síntomas más comunes son fatiga visual y dolores de cabeza. Confía en los tratamientos del mejor oftalmólogo en Madrid.

Tratamientos de la presbicia

Hasta hace poco, la única solución para la presbicia era la corrección mediante gafas, bien monofocales para ver de cerca o multifocales para ver tanto de cerca como de lejos. En el caso de que esta sea la opción que mejor se adapte a las necesidades del paciente, en Ophthalteam nuestros oftalmólogos y optometristas pueden adaptar las gafas para enfocar la visión de manera adecuada.

Sin embargo, también ofrecemos una solución definitiva mediante cirugía. En este caso, se puede realizar según la edad y otras circunstancias como la refracción del paciente una cirugía facorrefractiva con implante de lentes intraoculares multifocales que corrigen la visión del paciente. Estas pueden ser de varios tipos:

Multifocales difractivas

Mediante el fenómeno de óptica física de la difracción producen varios frentes de onda y consiguen varios focos según la distancia a la que se desea mirar, siendo el paciente el que de manera espontánea elige el foco adecuado a la distancia a la que mira y descarta los restantes. Aunque es diferente al mecanismo natural de enfoque de la visión, cumple en la inmensa mayoría de los casos su objetivo para realizar las actividades comunes de la vida diaria. Son lentes pupiloindependientes.

Lentes refractivas

Son lentes en las que se disponen concéntricamente superficies de diferente curvatura que se van alternando y que son responsables del enfoque a diferentes distancias, siendo el paciente el que elige de manera espontánea el foco que le interesa para ver nítidamente a la distancia a la que mira, descartando también de manera espontánea los otros focos que no le proporcionan visión nítida a esa distancia. Estas lentes son pupilodependientes.

Lentes de foco extendido

Son lentes que aprovechando la propiedad de las superficies asféricas de las mismas de obtener una cierta profundidad de foco, tallan en el proceso de fabricación este tipo de superficie para dotar a la lente de buena visión en la distancia lejana, en la distancia media y pueden quedar ligeramente insuficientes en las distancias muy próximas, pudiendo dejar uno de los ojos ligeramente miope para ver adecuadamente a todas las distancias en visión binocular. Otra ventaja de estas lentes es la práctica ausencia de disfotopsias.

Lentes acomodativas

Con ellas se consigue una buena visión tanto de lejos como en distancias medias. Su funcionamiento estriba en la capacidad de la lente para adelantar ligeramente su posición dentro del ojo por la acción del músculo ciliar. Para la visión cercana, estas lentes se complementan con unas gafas de baja graduación (alrededor de 1’75 dioptrías) para visión cercana.

En todos los casos, la lente que se implanta funciona como un cristalino artificial, ayudando al ojo a enfocar en diferentes planos. En algunas ocasiones, para optimizar aún más la visión, es posible aplicar posteriormente un procedimiento de láser Excimer como el que se utiliza en los tratamientos de corrección de defectos refractivos.

Tratamientos de la presbicia

Hasta hace poco, la única solución para la presbicia era la corrección mediante gafas, bien monofocales para ver de cerca o multifocales para ver tanto de cerca como de lejos. En el caso de que esta sea la opción que mejor se adapte a las necesidades del paciente, en Ophthalteam nuestros oftalmólogos y optometristas pueden adaptar las gafas para enfocar la visión de manera adecuada.

Sin embargo, también ofrecemos una solución definitiva mediante cirugía. En este caso, se puede realizar según la edad y otras circunstancias como la refracción del paciente una cirugía facorrefractiva con implante de lentes intraoculares multifocales que corrigen la visión del paciente. Estas pueden ser de varios tipos:

Multifocales difractivas

Mediante el fenómeno de óptica física de la difracción producen varios frentes de onda y consiguen varios focos según la distancia a la que se desea mirar, siendo el paciente el que de manera espontánea elige el foco adecuado a la distancia a la que mira y descarta los restantes. Aunque es diferente al mecanismo natural de enfoque de la visión, cumple en la inmensa mayoría de los casos su objetivo para realizar las actividades comunes de la vida diaria. Son lentes pupiloindependientes.

Lentes refractivas

Son lentes en las que se disponen concéntricamente superficies de diferente curvatura que se van alternando y que son responsables del enfoque a diferentes distancias, siendo el paciente el que elige de manera espontánea el foco que le interesa para ver nítidamente a la distancia a la que mira, descartando también de manera espontánea los otros focos que no le proporcionan visión nítida a esa distancia. Estas lentes son pupilodependientes.

Lentes de foco extendido

Son lentes que aprovechando la propiedad de las superficies asféricas de las mismas de obtener una cierta profundidad de foco, tallan en el proceso de fabricación este tipo de superficie para dotar a la lente de buena visión en la distancia lejana, en la distancia media y pueden quedar ligeramente insuficientes en las distancias muy próximas, pudiendo dejar uno de los ojos ligeramente miope para ver adecuadamente a todas las distancias en visión binocular. Otra ventaja de estas lentes es la práctica ausencia de disfotopsias.

Lentes acomodativas

Con ellas se consigue una buena visión tanto de lejos como en distancias medias. Su funcionamiento estriba en la capacidad de la lente para adelantar ligeramente su posición dentro del ojo por la acción del músculo ciliar. Para la visión cercana, estas lentes se complementan con unas gafas de baja graduación (alrededor de 1’75 dioptrías) para visión cercana.

En todos los casos, la lente que se implanta funciona como un cristalino artificial, ayudando al ojo a enfocar en diferentes planos. En algunas ocasiones, para optimizar aún más la visión, es posible aplicar posteriormente un procedimiento de láser Excimer como el que se utiliza en los tratamientos de corrección de defectos refractivos.

Existe otra técnica para corregir la presbicia, que es miopizando ligeramente uno de los ojos, mediante la aplicación de láser excimer, produciendo una superficie de tallado asférica que añade a la miopización del ojo una cierta profundidad de foco. En estos pacientes, si desarrollan cataratas en un futuro, se puede realizar la técnica de procedimiento facorrefractivo para minimizar el uso de corrección óptica tras la cirugía.

Si tienes problemas para ver de cerca o crees que sufres presbicia, acude a la consulta de cualquiera de nuestros oftalmólogos y te aconsejaremos la mejor solución para ti.

Si tienes problemas para ver de cerca o crees que sufres presbicia, acude a la consulta de cualquiera de nuestros oftalmólogos y te aconsejaremos la mejor solución para ti.