Problemas de visión más comunes en los niños

vista niños

El niño desarrolla su visión durante sus primeros años de vida, por lo que es vital que acuda a revisiones periódicas que aseguren una correcta evolución.

 

Además de facilitar la detección precoz de determinados problemas como el ojo vago, la buena salud ocular es esencial en el aprendizaje y el desarrollo del niño ya que puede afectar al rendimiento escolar y a las habilidades sociales.

 

Cuando un niño ve mal no tiene la capacidad de comunicarlo porque no lo sabe. No tiene una experiencia previa que le permita comparar la alteración de la visión, como pasa cuando somos adultos.

 

Por ello es crucial que los padres, como responsables de la salud ocular de sus hijos, tengan presente la importancia de estas revisiones periódicas.

 

En Ophthalteam te informamos sobre los problemas de visión más comunes en los niños.

 

 

Miopía

 

El niño ve mal de lejos, por lo que los síntomas más significativos son:

 

  • Entrecerrar los ojos para mirar a lo lejos.

 

  • Leer o ver la televisión de cerca.

 

  • Acercarse a los objetos para enfocar la visión.

 

  • Confundir a las personas cuando están lejos.

 

  • Estirar el cuello para ver mejor.

 

 

 

Hipermetropía

 

El niño ve mal de cerca y puede provocar ojo vago o estrabismo. Los síntomas más comunes son:

 

  • Inclinar hacia atrás la cabeza para ver mejor.

 

  • Dolores de cabeza.

 

  • Fatiga ocular cuando realiza actividades con visión cercana.

 

 

 

Estrabismo

 

El diagnóstico precoz es crucial porque no puede corregirse en la edad adulta, mientras que en la infancia es reversible con el tratamiento adecuado.

 

El estrabismo consiste en que la alineación de los dos ojos no es correcta, ya que un ojo dirige la mirada hacia un punto del espacio y el otro se desvía en otra dirección.

 

Además de la pérdida de paralelismo en los ojos, los síntomas que puedes percibir en tus hijos son:

 

  • Cerrar uno de los ojos para enfocar correctamente.

 

  • Inclinar la cabeza para ver mejor, lo que puede provocar tortícolis.

 

  • Guiñar los ojos y frotarlos.

 

 

 

Ojo vago

 

El ojo vago o ambliopía consiste en la disminución de la agudeza visual de uno o ambos ojos.

 

Este defecto visual se produce cuando uno de los dos ojos se utiliza menos durante el periodo de desarrollo visual. De ahí la importancia de detectarlo y tratarlo a una edad temprana, entre los tres o los cuatro años.

 

Algunos de sus síntomas son:

 

  • Desviar la cabeza para mirar fijamente.

 

  • Cerrar un ojo para enfocar.

 

  • Parpadear constantemente.

 

  • Inclinar la cabeza para aquellas tareas que requieren esfuerzo visual.

 

  • Dolores de cabeza.

 

  • Acercarse mucho a los libros, a la televisión y a los objetos.

 

 

Las revisiones oftalmológicas descartan problemas de miopía, hipermetropía y ambliopía. En niños, la primera revisión se recomienda en torno a los 3 años de edad para detectar los problemas de visión mencionados. A partir de ahí, se aconsejan revisiones periódicas anuales para controlar la vista de forma preventiva.

 

En Ophthalteam cuentas con un equipo de profesionales especialistas en cirugía refractiva, en cirugía de cataratas, en cirugía de presbicia y en oftalmología pediátrica. Solicita consulta para las revisiones periódicas de tus hijos y de toda la familia.

 

Dejar un comentario