Prueba de tomografía de coherencia óptica

La tomografía de coherencia óptica (OTC) es una prueba fundamental en la oftalmología actual que autoriza la posibilidad de obtener imágenes de la retina y el nervio óptico de alta calidad. Es una herramienta muy valiosa para el doctor, que le facilita el estudio detallado y minucioso de la parte central de la retina y el nervio óptico, ante la posibilidad de descartar enfermedades así como su diagnóstico y tratamiento, en caso de que fuera necesario. De esta manera, el oftalmólogo, examina los tejidos oculares minuciosamente sin recurrir a técnicas invasivas, gracias a la utilización de equipos de la última tecnología médica obteniendo imágenes tridimensionales de la retina. Desde Opthalteam, ofrecemos una atención integral para sus ojos.

Utilidades de la prueba de tomografía de coherencia óptica

La intervención tomografía de coherencia óptica (OTC) es un examen muy importante para el diagnóstico y posterior seguimiento de todas aquellas enfermedades de la retina que perjudican a la mácula, cuya función es ocuparse del centro de la visión. Por ejemplo: con el paso de los años, las personas mayores empiezan a padecer lo que se conoce como degeneración macular. Gracias  la tomografía de coherencia óptica sabremos con exactitud cómo debemos tratarla y evaluar la respuesta del paciente al tratamiento. Para cualquier duda médica, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Desde Opthalteam, contamos con un amplio equipo de profesionales especializados en cirugía refractiva, de cataratas y presbicia, cirugía plástica, de retina, glaucoma así como también reconocimientos médicos y optometría química.

Otras utilidades de la prueba de tomografía de coherencia óptica (OTC) es para aquellas personas que tienen inflamaciones en la mácula como es el caso de los diabéticos, en lo que se conoce técnicamente como edema macular diabético. También es muy útil para detectar el glaucoma precoz. Así, evaluaremos el tratamiento previamente a la aparición de las lesiones oculares.

tomografia coherencia optica Prueba de tomografía de coherencia óptica

¿Cómo se hace una tomografía de coherencia óptica?

La prueba de tomografía de coherencia óptica es muy cómoda, ya que no precisa la utilización de anestesia, ni ningún tipo de sedantes. Tampoco es necesario dilatar la pupila del paciente. La exploración es breve. Lo único que necesitamos es que el usuario coloque la cabeza en el soporte del equipo médico asignado, después que mire a un punto luminoso indicado por el oftalmólogo y enseguida habremos terminado. En el estudio no se experimentarán ningún tipo de efectos adversos. Únicamente, durante la exploración, habrá ciertas molestias oculares como lagrimeo o quemazón conjuntival, que remitirán una vez que finalice la intervención.

Empleamos luces infrarrojas para estudiar las capas de la retina

Pero, ¿qué imágenes obtiene de la retina el oftalmólogo con la tomografía de coherencia óptica? Esta tecnología emplea una fuente de luz infrarroja que entra en los tejidos oculares y después se subdivide en varios haces de luz. Uno de los cuales accede a la retina, mientras que el otro, es percibido por un espejo de referencia. Lo que pasa es lo siguiente: cuando ambos haces de luz regresan, chocan entre sí generando unas interferencias que se captan a través de un detector obteniendo imágenes de dos colores que miden el grosor de los tejidos que estamos estudiando. Por un lado, tonos fríos como el negro y el azul, que indican grosores más finos. Y por otro lado, tonos cálidos como el rojo y el blanco, para tejidos gruesos. Así, estudiando detenidamente el grosor de las capas de la retina, procedemos al diagnóstico de las diferentes enfermedades oftalmológicas.

Gracias a la prueba de tomografía de coherencia óptica, se diagnostican problemas de la visión con rapidez tales como: degeneración macular, glaucoma, edema macular, entre otros.

 

Posts Relacionados