¿A qué pueden deberse las ojeras?

Las ojeras, así como la flacidez de la piel alrededor de los ojos, están relacionados con factores ambientales y genéticos. A pesar de no suponer un problema de salud, afectan a como nos vemos a nosotros mismos y por tanto a nuestra calidad de vida.

¿Por qué aparecen las ojeras?

Las ojeras pueden aparecer por múltiples razones. Entre ellas, puede deberse a una hiperpigmentación de la piel debajo de los ojos. En estos casos, las ojeras se ven de color marrón, como resultado de una mayor producción de melanina debajo de los ojos.

La mayor parte de las personas se ven afectadas por las ojeras en algún momento de su vida. Estas pueden deberse a la edad, al cansancio o a las alergias.

A nivel psicológico y de autoestima, pueden suponer un problema para quién las padece, esencialmente cuando se dan en gente joven, ya que dan un aspecto de cansancio y de dejadez.

Debemos tener en cuenta, que la piel alrededor de los ojos es muy fina y por tanto, es más delicada. En la mayor parte de las áreas del cuerpo, la piel tiene un espesor de entre 2 y 3 milímetros. Por en contrario, la piel de debajo de los ojos solo tiene un espesor de 0,5 milímetros. Una piel más fina, implica que los vasos sanguíneos que se encuentran debajo de la piel, van a resultar más visibles a simple vista, produciendo además un color diferente a esta zona.

La piel y el tejido que se encuentra debajo de la capa exterior es decir, el tejido subcutáneo, permite la entrada de longuitudes de onda de color azul o violenta. Esto significa que las venas se vean de color azul. Este color reflejado también dependerá del color del la piel.

Con el proceso natural de envejecimiento, la piel va perdiendo colágeno y elasticidad, lo que produce una piel aún más fina y por tanto unas ojeras más pronunciadas.

fb 2193051 1309 ¿A qué pueden deberse las ojeras?

Cómo reducir y prevenir las ojeras

Las ojeras se pueden hacerse más evidentes cuando existe hinchazón o bolsas debajo de los ojos. Estas pueden deberse a reacciones alérgicas o una acumulación excesiva de líquidos. Con la edad los tejidos se van haciendo fláccidos, incluyendo la grasa debajo del tejido ocular en forma de bolsas. La acumulación de grasa debajo de los ojos, también puede deberse a factores genéticos.

Existen hábitos que podemos realizar diariamente para tratar de disminuir el efecto antiestético tanto de las ojeras como de las bolsas. Antes de considerar las opciones quirúrgicas, podemos probar a aplicar métodos no invasivos.

Una de las cosas que debemos es evitar es frotarnos los ojos. Tanto la pérdida de colágeno como de elasticidad, contribuyen a que aparezcan las ojeras, y todo ello empeora al restregar la zona.

Conviene no dormir boca abajo, ya que la gravedad genera que se acumule líquido debajo de los ojos y ejerza una presión constante sobre la piel.

En el caso de usar maquillaje, deben ser cuidadosos a la hora de retirar el maquillaje, pudiendo causar daño capilar e inflamación en la zona. Lo mejor es aplicar un produzco y dejarlo actuar antes de retirarlo con agua, en vez de utilizar toallitas o discos desmaquillantes.

Consumir alcohol contribuye a la aparición de ojeras y que estas se marquen más, ya que es un deshidratante. El sol también es el principal culpable de que la fina piel que rodea los ojos se estropee antes de tiempo. Para ello se aconseja siempre el uso de gafas de sol homologadas.

Hábitos como el tabaco, aceleran la pérdida de colágeno en la piel, de forma que aumentan las bolsas y las ojeras.

Posts Relacionados