En Ophthalteam, como centro de salud integral para sus ojos, tratamos entre otros procedimientos médicos, la alteración ocular de queratocono. Se trata de un desbarajuste del ojo humano que no llega a la ceguera, pero sí que dificulta la visión diaria de nuestros pacientes. En primer lugar, desde nuestro centro oftalmológico, queremos hacer referencia a lo que es la córnea en sí misma y después, procederemos a explicar las causas, los síntomas y los controles periódicos que debemos realizar como medida de prevención.

La córnea es la zona curva y transparente encargada de recubrir el ojo. Cuando la alteración ocular del queratocono o córnea cónica entra en funcionamiento, todo cambia. Ahora, la córnea se modifica ligeramente dando lugar a un astigmatismo prominente. A su vez, desarrolla una forma de cono. ¿Qué es lo que sienten los pacientes que sufren de queratocono?

La córnea, como lente principal del ojo que está deformada, produce cambios en la visión que hacen que esté mermada. Los pacientes de Ophthalteam que se enfrenten al queratocono deben saber que es una variación que procede lentamente dando lugar a otros efectos secundarios. El abombamiento de la córnea, adelgazamiento e incluso las cicatrices.

¿Por qué padecemos de queratocono? ¿Cuáles son las causas que explican este fenómeno? Por un lado, la genética. Otro de los motivos es cuando las personas están continuamente rascándose los ojos. Además de por diversos traumatismos en el ojo, el uso de lentes de contacto que no están bien adaptadas y los factores hormonales.

queratocono

Manifestaciones de la alteración ocular del queratocono

Lo primero que notan los pacientes de Ophthalteam es la visión borrosa, que en un primer momento, puede repararse con el uso de gafas. Esas alteraciones de la córnea que explicábamos al inicio del artículo, hacen que las gafas que empleemos tengan que ir modificándose con el paso del tiempo. El periodo estimado de adelgazamiento de la córnea oscila entre cinco y diez años. Luego, el procedimiento se detiene. ¿Cuándo sabemos que los pacientes que padecen queratocono están en una fase avanzada? Cuando esa visión borrosa a la que hacemos referencia al inicio solamente queda registrada en un ojo.

Por lo tanto, el tratamiento más adecuado para el queratocono es aquel en el que se opta por las lentes de contacto. Cuando el paciente esté en un estadio avanzado, estas, tienen que ser rígidas para que la corrección del astigmatismo regular sea el adecuado.

Puede ocurrir en determinadas ocasiones que las lentes de contacto no hagan la labor que deberían mejorando la agudeza visual y sea necesaria una intervención quirúrgica. En estos casos, optamos por los segmentos intracorneales, para que la curvatura corneal, vuelva a su estado habitual y el astigmatismo sea menor. Y, para aquellos pacientes cuya alteración ocular llegue a unos niveles altos, es preciso un trasplante de córnea. En él, los tejidos sanos permanecen, mientras que los dañados se sustituyen por otros.

El queratocono afecta nuestra rutina diaria

Los pacientes que padecen de queratocono o córnea en forma de cono no pueden leer, ver la televisión, conducir o simplemente, trabajar en el ordenador con total normalidad. El queratocono puede estar ocasionado debido a diversas enfermedades oculares como la retinosis pigmentaria, queratoconjuntivitis vernal, retinopatía prematura, entre otros.

Hemos estado insistiendo a lo largo del artículo sobre alteración ocular del queratocono solamente en la visión borrosa, pero también hay otros factores que debemos tener en cuenta. Por ejemplo: las irritaciones, el deslumbramiento y una mayor sensibilidad a la luz. Los profesionales de la visión de Ophthalteam tenemos a nuestra disposición una serie de exámenes en base a los cuales diagnosticamos queratocono.

Para saber la forma exacta que tiene la córnea contamos con: la queratometría y la topografía corneal computarizada. Este último procedimiento se hace para obtener un mapa topográfico de la superficie del ojo. Mientras que la queratometría sirve para saber con exactitud como es la curvatura de la córnea.