Razones para visitar al oftalmólogo

 

Una persona no debería esperar a tener síntomas de una patología ocular para acudir al oftalmólogo, sino más bien al contrario. De hecho, la prevención es fundamental para detectar problemas de forma precoz, como por ejemplo el ojo vago en los niños.

Sin embargo, en algunos casos y cuando se dan algunos síntomas, se aconseja acudir a un oftalmólogo para que este pueda establecer la razón de las molestias.

En Ophthalteam explicamos los motivos para visitar al oftalmólogo como forma de prevención o como salida a un problema ya manifiesto.

 

Revisiones y prevención

Mediante los reconocimientos médicos periódicos es posible controlar la evolución de los problemas refractivos, como pueden ser la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. Este control en el tiempo así como su seguimiento serán los que determinarán si una persona debe cambiar o no de gafas y de lentes de contacto, y te explicará en qué consiste la cirugía refractiva, que hará que te no dependas de las gafas o lentillas.

Cabe destacar que las revisiones periódicas son básicas para diagnosticar precozmente las cataratas, el glaucoma o el ojo vago en niños, ya que si éste no es detectado a tiempo puede acompañar a la persona hasta la madurez, incluyendo incluso riesgo de visión.

 

Situaciones, circunstancias y síntomas

  • Se ven manchas y/o puntos: se experimentan cambios en el campo visual, que hacen que la visión no sea nítida. Este fenómeno se conoce como moscas volantes o miodepsias, y pese a que se trata de un problema inocuo, es aconsejable visitar a un especialista para descartar un posible desprendimiento de retina.
  • Se ven halos de luz: son destellos en los ojos, que pueden implicar que el paciente padece migrañas oculares, por lo que quizá sea el momento de cambiar de gafas.
  • El paciente tiene los ojos rojos: pueden deberse a una alergia o al cansancio, aunque pueden señalar que el paciente padece glaucoma o conjuntivitis, ya que aparecen venas en los ojos.
  • Sufre cambios en la visión: la pérdida de visión repentina está considerada como una urgencia médica. Si esta pérdida viene de la mano con el paso de los años, podría tratarse de vista cansada.
  • Irritación y sequedad: puede tratarse del síndrome del ojo seco causado por una falta de estabilidad lagrimal.
  • Picor y secreciones: puede existir una irritación cuyo origen se encuentre en una irritación causada por una alergia, una contaminación, contacto con el cloro…
  • Dolor en los ojos: puede significar que un cuerpo extraño puede haber entrado en el ojo, por lo que puede aumentar el riesgo de padecer una infección. La presión intraocular aumenta.
  • Molestia por la luz: puede asociarse a las cataratas o a la fotofobia. El oftalmólogo deberá establecer cuál es la causa de esta sensibilidad a la luz.

 

Visita nuestra Clínica oftalmológica en Madrid Ophthalteam

Sabemos de ojos

Dejar un comentario