Recomendaciones para la retinopatía diabética

Cuando la diabetes daña los vasos sanguíneos de la retina, es decir, la parte posterior del ojo que además, es una zona muy sensible a la luz, es cuando se produce lo que denominamos como retinopatía diabética. Inicialmente, los pacientes no sienten cambios muy bruscos en su cambio de visión, pero con el paso del tiempo, les afecta directamente llegando a provocarles ceguera y afecta a ambos ojos. Además, es muy importante mencionar que la diabetes también produce otros trastornos oculares como glaucoma, cataratas, edema macular y desprendimiento de la retina. En el siguiente artículo del blog de Ophthalteam explicaremos cuáles son sus causas, síntomas, pruebas así como el tratamiento a seguir.

Las claves de la retinopatía diabética comienzan estudiando el porqué. El porqué de este trastorno, es debido al deterioro de los vasos sanguíneos de la retina. La función de la retina es convertir la luz y las imágenes que llegan al ojo en forma de señales nerviosas que se envían previamente al cerebro. Los pacientes que son más propensos a sufrir retinopatía diabética son aquellas personas que padecen diabetes tipo 1 y 2. Pero, ¿quién tiene más probabilidades de sufrir este trastorno ocular? Aquellas que lleven muchos años sufriendo diabetes, los que no dispongan de un control adecuado de los volúmenes de azúcar en sangre y por último, los fumadores o que padezcan hipertensión.

Además de tener controlada la retinopatía diabética por parte de los profesionales de Ophthalteam, es necesario tener en cuenta otras preocupaciones, que afectan directamente a la salud ocular de las personas diabéticas. Nos estamos refiriendo a las cataratas con la pertinente opacidad en el cristalino, el aumento de la presión ocular o glaucoma, la visión borrosa que se traduce en edema macular y el desprendimiento de la retina. Todas estas afecciones es necesario tenerlas controladas por oftalmólogos con experiencia como el equipo de Ophthalteam.

Indicios de la retinopatía diabética

¿En qué debemos fijarnos para localizar adecuadamente la retinopatía diabética? Cuando tengamos la visión borrosa, así como problemas para ver en horario nocturno, sombras y también moscas volantes en los ojos. Esto último, para que los clientes de Ophthalteam lo entiendan mejor, es cuando sentimos como si por delante de los ojos pasaran moscas. Es como si tuviéramos un punto negro o sombra dentro del ojo. Es muy recomendable hacer exámenes oftalmológicos de forma periódica, para ver en qué punto se encuentran los pacientes que sufren retinopatía diabética. En la mayoría de las ocasiones, estos síntomas de los que estamos hablando, no se presentan hasta que se da un sangrado en el ojo.

retinopatía diabética Recomendaciones para la retinopatía diabética

Pruebas médicas para la retinopatía diabética

Los exámenes oculares a los que sometemos a los pacientes de Ophthalteam empiezan con una lectura de una tabla optométrica. Después, procedemos a la implantación de unas gotas, para la dilatación de las pupilas. Las pruebas prosiguen con la medición de la presión ocular, revisión de las estructuras interiores de los globos oculares y las fotografías de las retinas, así como su revisión exhaustiva.

¿Qué observan los oftalmólogos de Ophthalteam en pacientes con retinopatía diabética avanzada? Hay nuevos vasos sanguíneos que crecen en el interior del ojo y pueden llegar a sangrar. Y además, se producen cicatrices en el área de la retina.

El tratamiento adecuado para la retinopatía diabética avanzada es aquel en el que se emplea la cirugía de los globos oculares. El cirujano procede en primer lugar, a hacer unas quemaduras en la retina donde están presenten los vasos sanguíneos de mayor tamaño. Este procedimiento se conoce con el nombre de fotocoagulación. Otra alternativa quirúrgica importante para la retinopatía diabética es aquella que se emplea para tratar también el desprendimiento de la retina y se usa solamente cuando hay un sangrado en el ojo.

Los exámenes oftalmológicos periódicos de los que hablábamos anteriormente es necesario hacerlos cada dos años para mantener la visión cuidada y en buen estado. Para mantener a la retinopatía diabética a raya es necesario consumir alimentos saludables, hacer ejercicio y revisar el azúcar en sangre.

Posts Relacionados