Refracción ocular: tipos y diagnóstico

En Ophthalteam, como centro de oftalmología en el que brindamos una atención integral para los ojos de nuestros pacientes, también tratamos los diferentes errores de refracción ocular. Se refiere a aquellas alteraciones en las que el ojo no puede enfocar con total claridad las imágenes que tiene justo delante. De esta manera, la visión borrosa, supone un principio de discapacidad visual.

¿Cuáles son los principales fallos de refracción a los que tenemos que hacer frente habitualmente? Miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia. A continuación, vamos a explicar cada uno de ellos brevemente. En primer lugar, los miopes, no pueden ver bien aquellos objetos que están más lejos. Por otro lado, la hipermetropía, todo lo contrario. Es decir, los objetos cercanos. El astigmatismo hace referencia a la visión deformada. Y, por último, la presbicia se refiere a la dificultad para ver de cerca. Generalmente, está ligado a las personas de más edad. Concretamente, entre 40 y 50 años.

Examen oftalmológico de refracción ocular

¿Qué debemos hacer ante los defectos de refracción ocular? Lo primero, es acudir nuestro centro de oftamología de Ophthalteam donde trataremos su caso en profundidad. Necesitamos hacer previamente un examen oftalmológico para decidir las medidas que vamos a llevar a cabo. Tenemos varias opciones disponibles desde nuestro equipo médico: corrección con gafas, lentes de contacto o mediante la cirugía refractiva.

¿En qué consiste exactamente el examen oftalmológico de refracción ocular? Nuestros pacientes se sientan en una silla en la que hay un aparato especial que recibe el nombre técnico de refractor. Gracias a él, lo que hacemos es mirar para enfocar posteriormente en una tabla optométrica localizada a seis metros, aproximadamente. Este instrumento dispone de diferentes tipos de lentes que se van modificando para hacer las exploraciones oculares.

Con la información que recibe el oftalmólogo de la tabla optométrica, se estipula la claridad de las respuestas obtenidas. Además, los pacientes que vayan a someterse a esta prueba, no deben estar preocupados, ya que no sentirán dolor alguno.

refracción ocular gafas Refracción ocular: tipos y diagnóstico

¿Por qué necesitamos hacer pruebas de refracción ocular?

Para estar completamente seguros del error de refracción que tenemos. Es decir, miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia. Y, a partir de ahí, comenzar a trabajar en las posibles soluciones médicas disponibles. Por ejemplo, pensemos en una persona de 40 años que tiene ciertos problemas para ver de cerca. Gracias al examen de refracción ocular, podemos saber el tipo de gafas que necesita, en concreto, para leer sin dificultades.

Ahora bien, ¿entre qué parámetros hay que desenvolverse para ser considerados como visión normal? Siempre y cuando estemos entre un 20/20 vamos por el buen camino de la normalidad. Por lo tanto, aquellos pacientes cuya visión esté por debajo del valor que acabamos de tomar como referencia, necesitaremos lentes.

Al principio del artículo, en nuestro blog corporativo de Ophthalteam, hacíamos referencia a los errores de refracción más frecuentes. Sin embargo, también hay otros pacientes que acuden a nosotros por otros motivos muy diferentes. Estamos haciendo referencia al desprendimiento de la retina, retinosis pigmentosa, degeneración macular y otras infecciones como las úlceras corneanas.

Es importante acudir periódicamente al oftalmólogo para hacer las revisiones periódicas. El tiempo establecido suele ser de entre tres y cinco años, siempre y cuando no haya ninguna molestia previa. Pero, una vez que se han pasado los 40 años, es conveniente hacerlos de forma anual.

Además, es importante seguir bien de cerca a aquellas personas con antecedentes familiares de glaucoma. Tampoco debemos olvidarnos de los pacientes diabéticos. Gracias a la prueba de refracción ocular, los profesionales de Ophthalteam, cuidan la visión de sus pacientes en todo momento con la ayuda de las nuevas tecnologías.

vista cansada Refracción ocular: tipos y diagnóstico

Tipos de refracción ocular

Como veíamos antes, la refracción ocular se puede dar de diversas formas y afectar de forma diferente a los ojos. La miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia son tipos de refracción que afectan a muchas personas. Así que vamos a explicarte un poco, para que puedas entender más como se produce este fenómeno:

Miopía

Se trata de un defecto de refracción muy común, y se produce cuando el punto donde se enfoca la imagen se encuentra delante de la retina, lo que provoca que se vean imágenes borrosas a media o larga distancia. La cantidad de refracción se mide en dioptrías y cada persona tiene un número diferente, cuanto mayor sea el número más se verá de forma borrosa los objetos cercanos.

La miopía se produce por un defecto de la córnea, también se puede dar por la forma del ojo, lo que hace que los rayos de luz se crucen por delante de la retina.

Hipermetropía

Este defecto de refracción se produce cuando la córnea se encuentra demasiado aplanada, o el ojo es demasiado corto. En este caso el punto de enfoque se da detrás de la retina, lo que impide ver bien de cerca si eres hipermétrope. Puede ser un problema que se afecte desde la adolescencia a la adultez.

Astigmatismo

Es normal sufrir miopía y astigmatismo al mismo tiempo, ya que se da cuando se dan varios puntos de enfoque. Causado por la curvatura de la córnea, o que el cristalino esté un ovalado. En este caso se produce una visión borrosa tanto cerca, como de lejos.

Presbicia

Más comúnmente denominada vista cansada, se produce cuando la persona llega a la madurez y pasa ya de los 40 años. El cristalino es cada menos adaptable a los cambios, lo que hace más difícil que podamos enfocar los objetos que tenemos cerca.

Ahora que sabes por qué se da la refracción ocular y sus síntomas, solo tienes que pedir tu cita online en nuestra web y ayudarte con nuestros tratamientos de miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

Posts Relacionados