RETINA

Las enfermedades de la retina y el vítreo pueden ser muy variadas y en los casos más graves pueden causar ceguera. Para que eso no llegue a ocurrir, en Ophthalteam contamos con una serie de procedimientos y tratamientos para que los pacientes con este tipo de patologías puedan recuperar su función visual.

Fisionomía de la retina

La retina es la encargada de convertir los estímulos sensoriales que llegan a ella vehiculados por la luz en impulsos eléctricos, que llegan al cerebro a través del nervio óptico y son interpretados por él. Por eso, es uno de los tejidos más sensibles a la luz. Se encuentra recubriendo la parte interna de los dos tercios posteriores de la pared fibrosa que forma el globo ocular, y mediante los fotorreceptores que la integran junto con una serie de capas celulares, es la responsable de codificar la información recibida para transformarla en impulsos eléctricos que por medio de las vías ópticas estimulen la corteza cerebral dando lugar al fenómeno de la visión. En el centro de la retina se encuentra la mácula, que es la zona que le otorga la visión en detalle.

Gel vítreo

Se trata de un líquido transparente y gelatinoso adherido a la retina, que ocupa el interior del globo ocular en sus dos terceras partes posteriores, situado entre la retina y el cristalino y que le confiere al ojo su forma redonda.

Enfermedades retinianas más comunes

Existen una serie de enfermedades retinianas que se suelen presentar en la retina y que se ven con más frecuencia en la consulta del oftalmólogo:

  • Desgarro de retina: Se produce habitualmente en la periferia de la retina, más frecuente en miopes que presentan degeneración del tejido retiniano, suelen tener aspecto de herradura.
  • Desprendimiento de retina: Cuando existe un desgarro en la retina, el líquido ocular pasa a través de él, haciendo que la retina se despegue.
  • Retinopatía diabética: La diabetes produce alteraciones en los vasos sanguíneos de todo el organismo, y por tanto también en los presentes en el interior del globo ocular que afectan a la retina, dando lugar a extravasación de líquido de los mismos.
  • Enfermedades de la mácula: Ya se trate de agujeros o degeneración de esta zona de la retina, afectan directamente a la percepción fina de los objetos.

Fisionomía de la retina

La retina es la encargada de convertir los estímulos sensoriales que llegan a ella vehiculados por la luz en impulsos eléctricos, que llegan al cerebro a través del nervio óptico y son interpretados por él. Por eso, es uno de los tejidos más sensibles a la luz. Se encuentra recubriendo la parte interna de los dos tercios posteriores de la pared fibrosa que forma el globo ocular, y mediante los fotorreceptores que la integran junto con una serie de capas celulares, es la responsable de codificar la información recibida para transformarla en impulsos eléctricos que por medio de las vías ópticas estimulen la corteza cerebral dando lugar al fenómeno de la visión. En el centro de la retina se encuentra la mácula, que es la zona que le otorga la visión en detalle.

Enfermedades retinianas más comunes

Existen una serie de enfermedades que se suelen presentar en la retina y que se ven con más frecuencia en la consulta del oftalmólogo:

  • Desgarro de retina: Se produce habitualmente en la periferia de la retina, más frecuente en miopes que presentan degeneración del tejido retiniano, suelen tener aspecto de herradura.
  • Desprendimiento de retina: Cuando existe un desgarro en la retina, el líquido ocular pasa a través de él, haciendo que la retina se despegue.
  • Retinopatía diabética: La diabetes produce alteraciones en los vasos sanguíneos de todo el organismo, y por tanto también en los presentes en el interior del globo ocular que afectan a la retina, dando lugar a extravasación de líquido de los mismos.
  • Enfermedades de la mácula: Ya se trate de agujeros o degeneración de esta zona de la retina, afectan directamente a la percepción fina de los objetos.

En Ophthalteam contamos con los medios necesarios para resolver las enfermedades de la retina. En el caso de los desprendimientos de retina, se pueden realizar distintos tipos de técnicas, unas mediante explantes externos que acercan la pared del globo ocular al tejido retiniano desprendido, sellándolo a continuación con fotocoagulación láser, otras con eliminación del vítreo (vitrectomía) para evitar que traccione de la retina, e inyección de gas dentro del ojo, gas que se expande y acerca la zona de retina desprendida a la pared del globo, sellándola con láser a continuación. La vitrectomía es la más utilizada actualmente, se realiza a través de mínimas incisiones, empleando anestesia local con cierto grado de sedación y no precisan de hospitalización. En algunos casos, como en ciertos desgarros de la retina, o en ciertas retinopatías como la diabética puede ser suficiente con la fotocoagulación con láser, que detiene el desarrollo de ciertas enfermedades en la retina mediante un sellado entre diferentes capas de la misma, evitando la progresión de la enfermedad. En este caso, se trata de un procedimiento indoloro para el que se emplea anestesia en colirio.

En el caso de la DMAE (degeneración de la mácula por causa de la edad), también se pueden emplear inyecciones intravítreas de sustancias antiangiogénicas que actúan sobre los vasos neoformados por la enfermedad, que son los responsables de la desestructuración de la mácula.

En Ophthalteam contamos con los medios necesarios para resolver las enfermedades de la retina. En el caso de los desprendimientos de retina, se pueden realizar distintos tipos de técnicas, unas mediante explantes externos que acercan la pared del globo ocular al tejido retiniano desprendido, sellándolo a continuación con fotocoagulación láser, otras con eliminación del vítreo (vitrectomía) para evitar que traccione de la retina, e inyección de gas dentro del ojo, gas que se expande y acerca la zona de retina desprendida a la pared del globo, sellándola con láser a continuación. La vitrectomía es la más utilizada actualmente, se realiza a través de mínimas incisiones, empleando anestesia local con cierto grado de sedación y no precisan de hospitalización. En algunos casos, como en ciertos desgarros de la retina, o en ciertas retinopatías como la diabética puede ser suficiente con la fotocoagulación con láser, que detiene el desarrollo de ciertas enfermedades en la retina mediante un sellado entre diferentes capas de la misma, evitando la progresión de la enfermedad. En este caso, se trata de un procedimiento indoloro para el que se emplea anestesia en colirio.

En el caso de la DMAE (degeneración de la mácula por causa de la edad), también se pueden emplear inyecciones intravítreas de sustancias antiangiogénicas que actúan sobre los vasos neoformados por la enfermedad, que son los responsables de la desestructuración de la mácula.

Vítreo

Existen diferentes enfermedades que pueden afectar al vítreo, afectando su transparencia y por tanto a la visión, las causas más frecuentes son las inflamatorias o las hemorrágicas, se tratan con la eliminación del vítreo (vitrectomía) ó con tratamiento antiinflamatorio.

Pide cita en una de nuestras clínicas y deja que te asesoramos para hacerte el diagnóstico correcto y realizar el tratamiento que te devuelva tu salud ocular y tu calidad de vida.

Pide cita en una de nuestras clínicas y deja que te asesoramos para hacerte el diagnóstico correcto y realizar el tratamiento que te devuelva tu salud ocular y tu calidad de vida.