La retinosis pigmentaria se define como una agrupación de enfermedades oculares crónicas que tienen unos fundamentos genéticos y además, unas características degenerativas, que afectan directamente en el día a día de nuestros pacientes de la clínica Ophthalteam. ¿Cuáles son los síntomas en los que tenemos que fijarnos para saber si padecemos retinitis pigmentosa? Todo comienza con la ceguera nocturna y los problemas para aclimatarse a la visión nocturna. Las personas que empiezan a sufrir estos efectos también lo notan en lugares donde la iluminación es más escasa.

¿Qué sucede entonces a los pacientes con retinosis pigmentaria? En primer lugar, el campo de visión empieza a reducirse y a consecuencia de ello, notamos la primera consecuencia, la visión en túnel. El paciente de Ophthalteam tiene que girar la cabeza para poder visualizar sin problema los objetos y personas que le rodean. Mientras que la retinitis pigmentosa continúa progresando, hay otros indicios por los que deberíamos preocuparnos como por ejemplo: la pérdida paulatina de la agudeza visual y los destellos de luz que técnicamente se conocen con el término de fotopsias.

En estados más avanzados de retinosis pigmentaria nos encontramos con otras señales diferentes y más complejas como los impedimentos para ver los colores y por si fuera poco, la ceguera.

La retinosis pigmentaria es una enfermedad hereditaria

La edad de aparición de la retinosis pigmentaria oscila entre los 25 y 40 años de edad. Puede suceder que en algunas ocasiones la retinosis se de en personas que tienen menos de 20 años. Pueden darse algunos casos incluso, en personas que ya hayan cumplido los 50, cuando los síntomas hagan su primera aparición en escena.

Desde Ophthalteam queremos hacer hincapié en que las manifestaciones de la retinitis pigmentosa no afectan por igual a todos los miembros de la familia. Ocurre a veces que los hijos estén peor que los propios padres. La edad avanzada no es un factor que influya directamente en la retinosis. Pero, ¿cómo heredamos la retinosis pigmentaria? Los genes son los que juegan un papel destacado. En un 50% de los casos se produce debido a antecedentes familiares en los que la ceguera y la pérdida de las diferentes funciones visuales, nos afectan.

retinosis pigmentaria

Tipologías existentes de retinosis pigmentarias

Estas modalidades de retinosis pigmentaria que vamos a proceder a exponer y a explicar a continuación, están basadas en la herencia genética y podemos diferenciar cuatro tipos. En primer lugar, las que se rigen por un patrón dominante. Esto quiere decir que la enfermedad la tiene uno de sus padres y alguno de sus hijos.

Después, nos encontramos con aquellas que tienen un patrón recesivo en el que el padre no la tiene, pero lo trasmite genéticamente al hijo y es él, quien padece la enfermedad propiamente dicha. Esta tipología que acabamos de explicar es la que más de da, con unos porcentajes que oscilan entre el 22% y 26%.

Continuando con los tipos de retinosis pigmentaria por herencia genética tenemos la que se da por patrón ligado. En este caso, las madres transmiten la enfermedad solamente a sus hijos varones. Y por último, el patrón simple, que se diferencia de los demás en que la persona que afecta directamente es la primera que lo comienza a padecerlo.

En cuanto al tratamiento de la retinosis pigmentaria, desde Ophthalteam, sabemos que no hay cura, pero si una serie de medidas que podemos tomar para mejorar nuestro estilo de vida. Utilizar con frecuencia las gafas de sol para proteger así la retina de la radiación ultravioleta. Y no nos olvidemos tampoco de todos los aparatos que hay en el mercado para facilitar las labores diarias a las personas con baja visión. Cualquier duda, no dudes en tratarla con los oftalmólogos de Ophthalteam.