Tabaquismo: el peor enemigo de la vista

El tabaquismo es un hábito extremadamente perjudicial para la salud. Muchas de las enfermedades relacionadas con él son tan graves como el cáncer de pulmón o de garganta. Sin embargo, no todo el mundo es consciente de que el hecho de fumar afecta también a la vista. Sus efectos son tan nocivos que pueden provocar la pérdida de visión.

La exposición al humo del tabaco ya es en sí misma dañina. Es decir, el tabaquismo afecta no solo a quienes fuman. Los químicos y sustancias nocivas que contiene provocan en quien se expone a él irritación ocular y picor. Además, puede llegar a provocar conjuntivitis e incluso úlceras debidas a una infección.

Aunque la estructura externa del ojo se ve afectada por el tabaco, también lo hace el nervio óptico. Este conecta el ojo con el cerebro y si se daña puede llegar a causar ceguera. Una de las enfermedades que puede propiciar el tabaquismo es el glaucoma.

En el post de hoy vamos a centrarnos en dos patologías graves que se ven influenciadas por el hábito de fumar: cataratas y degeneración macular.

 

Cataratas

La visión con cataratas suelen producirse en personas mayores de 40 años y es una enfermedad derivada del paso natural del tiempo. Su principal síntoma es la pérdida de agudeza visual, haciendo que se tenga una visión borrosa. Esta afección se produce por la opacificación del cristalino, por que lo que se ve una especie de neblina que cubre el campo visual. El paciente experimenta un aumento de las dioptrías y puede llegar a tener problemas para ver los colores, ya que los percibe más apagados y menos nítidos.

Aunque se trata de una enfermedad muy común en personas mayores, los últimos estudios realizados han puesto de manifiesto que el 50% de los fumadores la padecen. De hecho, se ha demostrado que el tabaquismo no solo multiplica las posibilidades de sufrir cataratas. Además, la agrava en aquellos pacientes que ya la tienen.

Cuando se sufre esta enfermedad la única solución es someterse a cirugía de cataratas con láser. En esta intervención se sustituye el cristalino por una lente intraocular, de forma que el paciente recupera la visión. En Ophthalteam ofrecemos a nuestros clientes un procedimiento de cirugía de catartas seguro y de precisión.

 

Degeneración macular

Esta enfermedad ocular también es conocida como degeneración macular asociada a la edad o DMAE. Afecta a la zona central de la retina, llamada mácula. Por esta razón, su síntoma principal es la pérdida de la visión en el centro del campo visual, que se ve borroso y distorsionado. Su consecuencia inmediata es un disminución drástica de la calidad de vida del paciente, que tiene problemas para realizar actividades cotidianas tan básicas como leer o conducir.

La degeneración macular no se cura por completo. Mediante inyecciones intravítreas con factores antiangiogénicos se consigue bloquear su evolución, y el 70% de los pacientes tratados evitan la pérdida completa de visión. Por eso es tan importante prevenir su aparición. Una forma de hacerlo es no fumar, ya que los datos demuestran que el tabaquismo aumenta las posibilidades de sufrir DMAE.

 

Los daños que el tabaco producen en nuestra salud han quedado más que demostrados en las últimas décadas. Los problemas oculares que provocan pueden ser tan serios como irreversibles, por lo que es importante evitar el tabaquismo o dejar de fumar si ya se tiene ese hábito tan perjudicial. Además, y para detectar posibles afecciones a tiempo, es vital acudir a las revisiones periódicas en nuestra clínica oftalmológica. Pide cita de forma sencilla y no esperes más, ¡estaremos encantados de ayudarte!

Posts Relacionados

Dejar un comentario